Regalos DIY: Talón para hacer regalos

En estos momentos en los que los anuncios nos dicen que compremos, y ya sea bien al bombardeo de la publicidad y a que las fechas ayudan y parece que debes entrar en todas las tiendas buscando ese “algo” especial. Pero, hay para quienes por mucho que busques no encuentras su “algo”, y es para ellas y ellos, para quien diseñamos este talonario.

Admito que la idea no es mía. Hace mucho tiempo lo vi en una tienda, pero no podía permitírmelo y además no todos los talones de ese talonario me gustaban, así que diseñe el mio propio.

Para hacer un talonario, necesitas:

MATERIALES
1. Mucha paciencia.
2. Manejo de un programa que te ayude a diseñar, cualquiera es bueno, desde el más profesional hasta los que ya nos vienen instalados en el ordenador o algunos que hay ahora gratis en Internet. También podemos utilizar las técnicas de siempre, papel y tijera y un poquito de scrap.
3. Algunas fotos de la persona que va a recibir el regalo o de actividades o viajes que hayas realizado con esa persona.
4. Algo de imaginación, para las frases que harán los vales o talones.
5. Impresora, hojas de papel algo más gruesas de lo normal, tijeras y grapadora.Portada+del+Talonario

MANOS A LA OBRA

1. Busca un programa informático que sepas usar. O ármate con papel, cartulina, reglas, pintruas y tijeras y haz un poco de scrap.

2. Diseña el tamaño del talón. El que hemos hecho aquí es de 18 centímetros de largo por 8 de ancho. Traza una línea gorda o rectángulo en el extremo izquierdo del talón, ahí colocarás las grapas.

3. Diseña primero la portada, dejando claro para quien es el talonario.

4. Diseña las instrucciones de uso,  caducidad de los talones, etc… Da rienda suelta a tu imaginación. ¿Se pueden usar más de una vez? ¿Qué es necesario para usarlos?.

5. Piensa en actividades o “talones” para la persona que recibe el regalo, y una vez que las incorporas al talón, pues ve añadiendo algún corazón, alguna foto, algún sello bonito, o incluso hasta washi-tape.

6. Recorta todos los talones, y los unes por la parte más oscura o negra que es donde van las grapas.

7. Listo para regalar.

Primera+página+talonario

Este es un regalo de último momento, y viene muy bien para las épocas de crisis. Queda muy bonito si puedes añadir fotos de las actividades que propones en el talón o fotos de la persona a la que se lo regalas.

Aquí os dejo algunas frases por si se os acaban las ideas, algunas por qué no, un poquito picantes.

Vale por: “Llamadas infinitas”. Tú dime y te llamo o bien te escribo. El caso es que aunque haya unos pocos de kilómetros entre nosotros nos sentamos cerca.

Vale por: “Una cena con velitas para dos”. Yo pongo la lencería y tu eliges postre 😉

Vale por: “Una cena en el lugar que más te guste”. Tú eliges el lugar y el día y disfrutamos de la comida y sitio que más te guste, con la mejor compañía y la mejor conversación.

Vale por: “Una café para charlar de nuestra vida”. Puede ser aquí o en en el fin del mundo. La idea es hablar, hablar y hablar.

Vale por: “Un viaje a ____________”. Hacemos las maletas, nos compramos una guía y allá que vamos. 

Como veis hay muchos. Un striptease, un montón de “te quieros”, unas entradas al cine, un curso de cocina, ayudarte con tu blog ;), ir a comprar con una amiga, una noche de chicas, ir a patinar, ir a bucear, un paseo por la montaña….

Más o menos picantes, para la pareja, para tu madre o para tus amigas, el talón es una manera de hacer un regalo bonito y con mucha personalidad. Eso sí, ¡¡ los talones se deben hacer realidad !!

Cesta de trapillo redonda

CestaTrapillo2

En NarayLim nos ha dado por probar nuevas técnicas. Hemos decidido darle una oportunidad “al trapillo”. El trapillo es tela reciclada, parece ser que viene de los excedentes y sobrantes de ropa, aunque hay quien lo hace reciclando camisetas. Pero vamos que nosotras sólo hemos empezado con esta técnica que en este blog explican estupendamente.

Desde nuestra clases de “ganchillo desde cero pelotero” que hicimos en black oveja, por cierto altamente recomendable, estamos metidas en el mundo ganchillo, y por eso hemos querido probar con el trapillo.

MATERIALES

  • 1 ganchillo de 12 mm
  • 1 ovillo de 400 gramos (y aún así nos sobró)
  • unas tijeras
  • un muy buen tutorial

PASO A PASO:

Pues la verdad es que como era nuestra primera prueba buscamos por la red y encontramos este blog de knitandlove y simplemente seguimos su tutorial que ha hecho en un vídeo. Si veis el vídeo, antes de pasar a subir o crecer para hacer las paredes de la cesta, hay que ampliar la base. En las cestas que nosotras hicimos llegamos a hacer, tres puntos bajos y dos puntos bajos en la misma cadeneta y una vez acabada la vuelta empezamos a subir tal y como dice el vídeo. 

Las cestas quedan muy bonitas y la verdad, nos abre un mundo de posibilidades. 

CestaTrapillo1

Patrón y receta para proteger el planeta

Desde naranjas y limones esta vez no os escribimos una receta, ni un patrón, ni la decoración de una taza, esta es una llamada a la libertad y al derecho de la protesta pacífica. Sí la mitad de este blog, la naranja, cuando no cose o tricota: lucha por el medio ambiente.

La segunda vez que me embarque en un barco de Greenpeace, fue la segunda vez en mi vida que veía el Arctic Sunrise. La lavadora, como se conoce al Arctic Sunrise es un rompehielos, lo que hace que su quilla sea plana, por lo que no sólo se mece como un barco normal, sino que el giro y el movimiento es completo. Es decir, hasta los marinos más duchos, se marean.

MY Arctic Sunrise in the Atlantic Ocean

En aquella navegación por el Mediterráneo conocí a Paul, a quien le subía te, en sus guardias y charlábamos horas sobre lo que había hecho, lo que le gusta ir a ver las puestas del sol y los amaneceres a las cataratas del Niágara.

Paul, ha luchado contra la caza de ballenas. Silencioso, tranquilo, pero siempre con una sonrisa para ayudarte y explicarte, que el mareo esta en tu mente.  Además Paul, siempre que está de guardia nos avisa cuando se avistan ballenas o delfines. También conocí a Jonatan y a Iain que en aquella navegación tuvo que arreglar varias veces las lanchas y acabo siendo “sticky fingers” porque se volvían a romper. Para hacerme rabiar, por ser la novata, cada vez que pasaba me cantaban “Cecilia you’re breaking my heart…” 😉

Si cuento las horas que he estado en el Arctic Sunrise casi superan las horas que me he pasado sentada en la oficina. Muchos mareos, risas, lloros, agobios y grandes personas. Hoy el Arctic Sunrise esta retenido en Rusia, y su tripulación se encuentran en prisión preventiva por defender el Ártico para todos nosotros, para la humanidad, acusados de vandalismo.

Los activistas de Greenpeace y la tripulación fueron abordados en aguas internacionales después de hacer una acción contra la plataforma petrolífera Prirazlomnaya. El Ártico, actúa como aislante de la temperatura del mar, es el “aire acondicionado” del planeta y regula las corrientes oceánicas. El Ártico está en peligro por el cambio climático, por las empresas petroleras, por la pesca industrial y por el transporte marítimo.

Cuando en 2011 me entere que iba a navegar con Pete Willcox, el legendario capitándel primer Rainbow Warrior, no daba crédito. Tenía que navegar con una persona mítica, acabar un informe y preparar una rueda de prensa. Estaba al borde del colapso. La ropa, las pastillas antimareo, el informe… De repente los pescadores artesanales de Galicia nos pidieron ayuda para protestar pacíficamente contra unas granjas de salmón. Pete, el capitán, me escribió ¿Estás hablando en serio, Greenpeace y pescadores? Si, afirmativo, tenemos que ir. Y fuimos, e hicimos una protesta pacífica, y después estuvimos con los pescadores. La tripulación, no daba crédito. La gente se les acercaba no solo por ayudar a los pescadores, sino por ayudar a cuidar del planeta. Tuvimos hasta 10 discursos diferentes de agradecimiento.

Captain Peter Willcox in Greenland

Fuimos rumbo al Atlántico Norte, donde el mar, tenía tal temporal, que las olas pasaban por encima del barco, luchábamos contra la pesca de arrastre de profundidad que destroza los ecosistemas marinos. Durante el primer día, creí morir en mi camarote. Mi única manera era estar en posición horizontal. Tumbada en el suelo, charlaba en el puente de mando con Pete, mientras él hacia punto. Me contó la primera vez que había ido al Ártico y la necesidad de protegerlo. Cuando el mar nos embestía con toda su furia Pete me miraba y me decía: “Let’s rock and roll”. Aprender a trabajar a su lado en un barco de Greenpeace, es un honor.

granjassalmon02

998312_223700381130741_311625005_n

Pete y sus charlas, Anna-Paula su sonrisa y su manejo de las lanchas, Paul y sus historias, PoPaul y su lucha por la equidad y por ponerme a trabajar en cubierta para disfrutar del sol. A Iain su humor y su gentileza, Francesco y su amor por mi amiga Stina, y todos y todas los que hoy pasan frío en Múrmansk. Os dedicamos estas palabras y este día y todos los que quedan hasta veros en libertad va por vosotros. Y para todos los que luchamos por un mundo mejor. Porque la que podría estar en una cárcel en  Múrmansk podría ser yo.

Limpiando la cubierta del Arctic Sunrise

Por el derecho a una protesta pacífica para que se proteja el Ártico, los océanos, los bosques, … Por una receta para un mundo mejor, y para proteger un sitio como el Ártico, hoy no te damos un patrón o una idea, te pedimos que nos apoyes y pidas libertad para los 30 defensores del Ártico

Greenpeace está recogiendo firmas para pedir a la ciudadanía que exija la liberación del barco retenido por las autoridades rusas y los 30 activistas.

Gracias

Nara&Lim

Platos personalizados

Plato

En enero os enseñamos a personalizar vuestras tazas, pero es verdad que los rotuladores, aunque vengan a ser la técnica más sencilla (especialmente indicada para los menos habilidosos o los más peques), no son la solución más permanente ni la que mejor soporta el paso por el lavavajillas.

Como varias de vosotras nos habéis consultado al respecto, hemos decidido repetir la entrada pero cambiando la pintura por una especialmente indicada para cerámica. Es probable que tengas que ser un poquito más habilidosa y paciente a la hora de dibujar con ella, ya que la tienes que aplicar con pincel. En cualquier caso, vale la pena, créeme: el resultado es espectacular.

Las modelos que hemos usado para estos platos son Dolores Promesas y Meg, protagonista del corto de animación “Paperman”, de Disney, según Los Angeles Times, “una carta de amor al género romántico; una bella pieza en blanco y negro que te dejará sin habla”.

MATERIALES:

  • 1 Plato (también puedes usar una taza, un vaso…)
  • Pintura especial para porcelana (como los de la foto)
  • Una plantilla con el diseño deseado
  • Papel calco, celo y un lápiz
  • Pinceles

PASO A PASO:

1. Lava bien el plato para eliminar cualquier resto de grasa o suciedad.

2. Pon el papel calco y la plantilla encima sujetándola con la ayuda del celo y transfiere el motivo elegido.

3. Quita el calco y pinta, poco a poco,  tu diseño.

4. Deja secar. Mete el plato en el horno unos 30 minutos a 180º para que se fije la pintura.

TutorialPlatos

Cestas con bolsas recicladas

CestaPlástico¿Habíais pensado alguna vez que una bolsa de plástico podía servir para algo más que para reciclar los envases?

Ya os hemos enseñado a hacer cestas de papel (reciclando periódicos o catálogos del súper) y cestas de tela usando retales que tengáis por casa. Esta semana le toca el turno a las cestas de plástico.

Las que os enseñamos en esta ocasión son muy básicas, cuadradas, por lo que hemos tejido cinco piezas exactamente iguales (cuatro de ellas serán los laterales y la quinta la base). Pero también podéis hacerla rectangular o circular, simplemente tenéis que tenerlo en cuenta a la hora de haceros con vuestras piezas.

Una vez que hayáis aprendido a convertir la bolsa en “hilo plástico” y tengáis vuestro ovillo, podréis tejer todo lo que se os ocurra. Podéis cortar las tiras tan anchas como queráis teniendo en cuenta que cuanto más anchas sean más resistente será luego vuestra cesta y cuanto más finas sean las tiras más flexible quedará. Nosotras las hemos hecho usando dos ovillos (cada uno de un color) y con un corte de 1 centímetro aproximadamente.

A vueltas con el acervo popular, “De esto que nada me cuesta, llenemos la cesta.”

MATERIALES:

  • Varias bolsas de plástico (dependerá de lo grande que quieras tu cesta)
  • Tijeras
  • Agujas de tricot del 4 (puede variar el grosor dependiendo de la consistencia de la bolsa que uses o de la apretado que hagas el punto)
  • Aguja lanera

PASO A PASO:

1. Corta las asas y el culo de la bolsa de plástico.

2. Mantén la bolsa en una superficie lisa y corta una tira del ancho que desees pero sin llegar hasta el final (como en la imagen).

3. Abre la bolsa y corta como en la imagen: “libera” una de las tiras de la bolsa de manera que quede suelta (será uno de los extremos de tu ovillo). Con el otro extremo sigue dando vueltas a tu bolsa y recortando, de manera que obtengas una sola cinta.

4. y 5. Al final obtendrás una “madeja” de hilo de plástico con la podrás empezar a tricotar tu cesta.

Como quería unas cestas cuadradas he hecho 5 cuadrados iguales (más o menos) que sólo hemos tenido que unir con la ayuda de una aguja lanera.

TutorialCestasPlastico

Cinturón y pulsera con anillas de refrescos

Cinturon-PulseraAnillas

Ya os he dicho alguna vez que he heredado de mi abuela la costumbre de guardarlo todo “por si acaso”. El tiempo al final me da la razón cuando por fin puedo usar aquellas anillas de colores que tenía durante tanto tiempo a buen recaudo.

Es muy sencillo. En una tarde puedes hacer estas originales piezas para lucir o para regalar. A las niñas les encantará configurar sus propios accesorios y enseñárselos a sus compañeras.

 Además, en época de crisis, no olvidéis que estos cinturones no hay por qué apretárselos.

MATERIALES:

  • Anillas de refrescos (dependiendo de lo que quieras hacer necesitarás más o menos)
  • Tijeras
  • Cintas de raso, seda, algodón… (para la pulsera necesitarás 1 metro, mientras que para el cinturón como el de la imagen, para una niña, hemos usado 4 metros)
  • Un botón decorativo y un botón automático (opcional)

PASO A PASO:

1., 2. y 3. Si lo que quieres hacerte es un cinturón, necesitarás aproximadamente 4 veces el contorno de tu cintura, así que mídetela como en la imagen.

Para la pulsera hemos usado una cinta de seda mientras que para el cinturón una de raso de un ancho de unos 2 cm.

Dobla la cinta justo por la mitad.

4. Hazle un nudo a la cinta como muestra la imagen.

5. Con la ayuda de unos alicates, quítales a las anillas cualquier resto que pueda arañar o que sobresalga.

6. Mete ambos extremos de la cinta por los agujeros de la anilla (cada extremo por un hueco). Si te cuesta trabajo meter la cinta por la chapa usa un imperdible enganchado en el extremo de la cinta.

7. y 8. Para meter el resto monta la segunda anilla sobre la primera, de manera que coincidan los agujeros y la segunda anilla caiga aproximadamente hacia la mitad de la anterior. Pasa entonces la cinta por encima entrándola por la anilla superior y también por la de abajo (de arriba a abajo) y vuelve a pasar la cinta por la mitad del hueco que te queda al aire de la anilla de encima (de abajo a arriba).

Repite este proceso con todas las anillas hasta que obtengas tu pulsera o cinturón.

Por último, para ponerte la pulsera le puedes hacer un lazo o coserle un botón de presión en cada uno de los extremos.

Para el cinturón hemos aprovechado el botón de unos viejos pantalones.

TutorialAnillas

Imanes para la lista de la compra

ImanesCompra

Ocurrió que en un viaje tedioso en el tren, aburrida de leer, de ver el mismo documental de siempre…, me puse a jugar con los auriculares y descubrí que debían de tener un pequeño imán dentro porque si los acercaba se atraían. Los abrí y allí estaba. ¡Qué cosa podía hacer yo con eso! Así que los guardé.

La manualidad que os presentamos hoy es fruto de aquel viaje tan aburrido. Se nos ocurrió que si recortábamos alimentos de los catálogos que saturan nuestros buzones y les pegábamos uno de estos imanes, podía ser una forma divertida de que los más peques de la casa aprendieran a identificar los alimentos y así también los implicábamos en las tareas domésticas. De esta forma nos pueden ayudar a hacer la lista de la compra.

Y, por cierto, hablando de imanes, y como bien dice el refrán: “No confundáis la gimnasia con la magnesia.”

MATERIALES:

  • Auriculares de los que te dan en el tren o en el autobús
  • Alicates
  • Pegamento de contacto
  • Catálogos del supermercado
  • Cartón
  • Tijeras
  • Cola blanca y un pincel

PASO A PASO:

1. y 2. Con la ayuda de unos alicates abre los auriculares y sácales el pequeño imán que llevan dentro. Resérvalos.

3. Recorta del catálogo del supermercado los alimentos que quieras aprovechar para tus imanes y pégalos a un cartón (aprovecha cualquier cosa que tengas a mano como tarjetones de exposiciones, una caja de cerales, el cartón en el que vienen envueltas las medias…). Una vez secas, recórtalas.

4. Dale la vuelta a tus alimentos y pégales el pequeño imán que sacaste de los auriculares.

Por último, “barniza” tus nutritivos imanes con un poco de cola blanca (los terminará de pegar si te ha quedado algún trocito de papel suelto, les dará consistencia y brillarán un poquito). Déjalos secar y ¡LISTOS!.
TutorialImanes

Cestas de tela

CestasTela

Hace casi un año os enseñamos a hacer cestas de papel, muy útiles y una forma muy divertida de reutilizar los periódicos, los catálogos del súper… Las últimas que hemos hecho, las Navidades pasadas, sirvieron como envoltorios para nuestros regalos. Por cierto: a pelo, sin pintar, ya que nos habían dicho que así eran más originales y la verdad es que los homenajeados estuvieron un buen rato entretenidos viendo el origen de sus cestas.

En esta ocasión os queremos enseñar a hacer estas preciosas cestas de tela. Aquí os dejamos el tutorial. Nosotras hemos aprovechado retales de tela, por eso veréis que al final tenemos una cesta más grande que otra. El secreto es simplemente adaptar las medidas de Marisa (una simple regla de tres) y ajustar vustro poryecto a los retales que tengáis por casa.

Son reversibles y las podéis personalizar como más os gusten: flores, botones, cintas… Ideales también para regalar, para tener en el baño, para organizar… Como ves, además de ser muy fáciles de hacer (y se tarda muy poquito en configurarlas), son muy versátiles.

Casita de tela

Casita de tela

¿Quién no dijo alguna vez cuando era pequeño: “para qué me van a servir las matemáticas”? Bueno, pues aquí tienes la prueba de que la geometría (la regla de tres, por lo menos) es muy útiles y sí que sirve.

La casita no es difícil de hacer pero exige algo de práctica y ser muy rigurosa a la hora de ensamblar las piezas para que encajen perfectamente.

Hemos usado retales de tela que teníamos por casa: una camisa vieja, unos pantalones vaqueros, algún trocito de fieltro…

El arquitecto Le Corbusier (que, por cierto, era también un verdadero fanático de la geometría, hasta el punto de escribir un Poema del ángulo recto) teorizó: “La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de felicidad.”

Este es el blog donde podéis ver el tutorial: UK lass in US. Aunque está en inglés no es difícil de seguir.

Delantal de pintura

delantal detalle

Desde que hicimos este blog, le he comentado a la otra mitad, el Limón (por aquello de que es de Murcia), que esto de hacer cosas nosotras y ver que hay un montón de gente haciendo lo mismo y que vive de ello, ¡me encanta!

Creo que me he vuelto una “loca” o una “friki” de todas las manualidades, y de todas aquellas pequeñas (grandes) empresas e historias que hay detrás.

El caso es que a primeros de diciembre, cuando una ya le va dando vueltas a la cabeza de que regalar fuimos a un mercadillo al mercadillo Molly Market, donde estuvimos viendo los grandes trabajos de un montón de artistas, como por ejemplo las creaciones de Ele de Eva.

Allí topé por casualidad con un puesto con Laura Martín y sus delantales. Y como yo llevaba dándole muchas vueltas al regalo de mi madre, me animé y le pregunté. Quería un delantal, pero no para cocinar, sino para pintar.

Le comenté mi idea a Laura, que se ofreció enseguida a echarme una mano. Primero me pidió que le contará que le gustaría a mi madre y bueno como podéis ver en los bolsillos me centré en su gusto por las flores y luego me dijo que le enviase un dibujo de lo que quería. La verdad después de ver mi dibujo, el patrón, no sé como entendió lo que quería, ¡pero lo hizo!. Entre Laura y yo, sobre todo con sus sugerencias, elegimos el resto de la tela, y lo tenía en casa en un par de semanas.

Si os fijáis, el delantal tiene un espacio para meter los pinceles, algo que le es muy útil para mi madre, que quedó tan contenta, por tener un regalo original, echo especialmente para ella y único.

Os animo a que regaléis cosas hechas manualmente, que siempre tienen una bonita historia detrás.

Delantal