Antifaz

Antifaz

En la feria del libro encontramos un ejemplar con labores de costura muy sencillas y originales: “Coser y cantar” de Choë Owens (editorial Ámbar).

Ahora que los días son más largos y muchos de vosotros seguro que habéis empezado la jornada continua, probablemente os apetezca echaros una siesta al llegar a casa. Solo hay un problema: demasiada luz. Pero como no hay problema sin solución, esta idea es perfecta para aislarse, evitando, así, esos molestos rayos de sol. Y si no, que se lo pregunten al Guerrero que no se lo quitaba ni en la ducha…

MATERIALES:

  • Tela o fieltro para la parte delantera.
  • Tela para la parte interior.
  • Agujas, alfileres, imperdible y tijeras.
  • Cinta elástica.
  • Máquina de coser.
  • Guata (opcional).

PASO A PASO:

1. Dibuja el antifaz como te mostramos en la primera imagen (dobla una hoja de papel y dibuja sólo una mitad de manera que al recortarla tengas la plantilla completa).

Con la plantilla anterior recorta las dos piezas (interior y exterior) de tu antifaz y otra de guata si quieres que esté más blandita.

2. Corta un trozo de tela de unos 5 cm. de ancho aproximadamente y lo suficientemente largo como para que se rice una vez metas la goma. Cose la tela a lo largo dejando los extremos abiertos para poder darle la vuelta a la cinta y meterle el elástico.

Mide la cinta elástica sobre tu cabeza de sien a sien (que sujete pero no apriete).

3.  Con la ayuda de un imperdible sujeto en uno de los extremos del elástico mételo por la cinta de manera que esta se vaya rizando.

4 y 5. Coloca las piezas de tela derecho con derecho como en la imagen, sin olvidar poner en medio la cinta elástica, y cose todas las piezas,. No olvides dejar un pequeño trocito sin coser para poder girar tu antifaz del derecho.

6. Gira del derecho y cierra la abertura con una puntada invisible.

Tutorial Antifaz

Anuncios

Cesta de trapillo redonda

CestaTrapillo2

En NarayLim nos ha dado por probar nuevas técnicas. Hemos decidido darle una oportunidad “al trapillo”. El trapillo es tela reciclada, parece ser que viene de los excedentes y sobrantes de ropa, aunque hay quien lo hace reciclando camisetas. Pero vamos que nosotras sólo hemos empezado con esta técnica que en este blog explican estupendamente.

Desde nuestra clases de “ganchillo desde cero pelotero” que hicimos en black oveja, por cierto altamente recomendable, estamos metidas en el mundo ganchillo, y por eso hemos querido probar con el trapillo.

MATERIALES

  • 1 ganchillo de 12 mm
  • 1 ovillo de 400 gramos (y aún así nos sobró)
  • unas tijeras
  • un muy buen tutorial

PASO A PASO:

Pues la verdad es que como era nuestra primera prueba buscamos por la red y encontramos este blog de knitandlove y simplemente seguimos su tutorial que ha hecho en un vídeo. Si veis el vídeo, antes de pasar a subir o crecer para hacer las paredes de la cesta, hay que ampliar la base. En las cestas que nosotras hicimos llegamos a hacer, tres puntos bajos y dos puntos bajos en la misma cadeneta y una vez acabada la vuelta empezamos a subir tal y como dice el vídeo. 

Las cestas quedan muy bonitas y la verdad, nos abre un mundo de posibilidades. 

CestaTrapillo1

Delantal (1)

Si tenéis en casa niños, seguro que ya van queriendo meterse en la cocina, jugar con la harina y mezclar los ingredientes para convertirse en pequeños masterchef.

Pues bien, pensando en ellos, esta semana queremos compartir con vosotros este tutorial tan sencillo que vimos en el blog “Mi rincón de mariposas“.

Más adelante os mostraremos cómo hacer otro delantal de dos piezas, igual de sencillo pero cuyo resultado es algo más coqueto, más femenino y, por qué no decirlo, con las telas adecuadas y las terminaciones apropiadas, obtendremos un resultado muy retro.

El diario estadounidense Wall Street Journal, en un articulo de 2005, aseguraba que el delantal está gozando de un renacimiento como accesorio retro-chic en los Estados Unidos. Claro, lo vintage está volviendo, pero permitiendo que los chicos se integren.

Como reza el refrán: “La madre y el delantal tapan mucho mal.”

 

Regalo de buena vida

RegaloBebe

Con una divertida tela hemos creado un regalo diferente, original y personalizado para celebrar la llegada de una nueva persona.

Lo que hemos hecho ha sido recopilar varios proyectos que ya os hemos propuesto en el blog: bolsas de tela, cestas de tela y el estuche para confeccionar un regalo muy útil que les servirá varios años. Cómo veis, el estuche lo hemos adaptado para cuando el bebé empiece a tomar sus primeras comidas, de manera que la mamá pueda llevar siempre en el bolso los cubiertos y el babero (le hemos añadido un bolsillo) en este divertido estuche.

Estuches para las vacaciones

EstucheToyStory

Los peques están de vacaciones, pero no pueden olvidarse de la rutina diaria de hacer unos pocos deberes. Y estos no tienen por qué ser tan aburridos, sobre todo si cuentan con uno de estos divertidos estuches. Unos crayons rolls personalizados para hacerles mucho más atractivos sus ejercicios veraniegos. Al menos, estarán deseando abrirlos y jugar con los colores, sacarlos, ordenarlos, volver a guardarlos, enrollar el estuche…

Proponedles actividades como pintar, repasar los dibujos sin salirse, leer su cuento favorito… Actividades muy atractivas para los niños, con las que disfrutan de verdad. Así no tendrán la sensación de hacer deberes sino de estar jugando.

Recordad que el tutorial os enseñamos a hacerlo hace poco y es muy fácil. Al modelo de las princesas Disney y al de Toy Story les hemos puesto un velcro porque los destinatarios son un poco pequeños para enrollar la cinta y hacerle el nudo.

Los latinos se regían por la máxima del “docere et delectare” (“docere”, por cierto, se pronuncia “dóquere”), esto es, “instruir y deleitar”. O lo que es lo mismo: aprender a la vez que se disfruta. Nosotras tenemos mucho de latinas.

Estuche o crayons roll

Estuche

Los había visto por internet e incluso en la papelería de unos grandes almacenes y me habían enamorado, pero creía que iban a ser muy difíciles y que no sería capaz. De eso nada: ¡son tan fáciles de hacer!

La traducción original de crayons roll sería algo así como “rollo para las ceras”, o lo que es lo mismo: un estuche enrollable. La misma idea se utiliza para guardar las brochas así que, como veis, es una estupenda idea con muchos usos (nosotras hasta hemos hecho alguno para los cubiertos).

Puedes variar el patrón y adaptarlo a tus gustos o necesidades: con más huecos, con una pequeña bolsa (ciérrala con velcro o una cremallera)…

El tutorial es muy sencillo pero si no os apañáis muy bien con las imágenes y necesitáis ver cómo se hace, os ponemos el enlace de “The DIY Dish”, conducido por dos gemelas.

“La casa debe ser el estuche de la vida, una máquina de felicidad”, decía el arquitecto Le Corbusier. Nuestros estuches son algo más modestos que una casa, pero también os pueden hacer -al manos- tan felices como a nosotras.

Instrucciones

PASO A PASO:

1. Corta tres trozos de tela de 50 x 25 y un trozo de guata del mismo tamaño. Dobla la tela que será el bolsillo (recuerdda que si tu tela tiene consistencia puedes usar un retal de 50 x 12).

2. Con la ayuda de un lápiz de marcar tela dibuja los huecos para tus lápices (o cubiertos o brochas…). Para los lápices nosotras hemos marcado los huecos cada 2 cm.

3. Coloca la guata, la tela que hará de interior del estuche y el bolsillo con los huecos dibujados. Asegura con unos alfileres.

4. Cose, por el derecho de la tela, los bolsillos. Pasa los hilos al revés de la labor (por el lado de la guata), asegura los extremos y corta el sobrante.

5. Coloca la cinta (dos veces el largo de vuestro estuche) en uno de los extremos y asegúrala con un alfiler.

6. Coloca el otro recuadro de tela, derecho con derecho, asegura las telas con alfileres y cose toda la labor dejando unos 15 cm para poder darle la vuelta al derecho de tu estuche.

Plancha y cose con una puntada invisible el hueco que te ha quedado abierto.

Paso a Paso

Cestas de tela

CestasTela

Hace casi un año os enseñamos a hacer cestas de papel, muy útiles y una forma muy divertida de reutilizar los periódicos, los catálogos del súper… Las últimas que hemos hecho, las Navidades pasadas, sirvieron como envoltorios para nuestros regalos. Por cierto: a pelo, sin pintar, ya que nos habían dicho que así eran más originales y la verdad es que los homenajeados estuvieron un buen rato entretenidos viendo el origen de sus cestas.

En esta ocasión os queremos enseñar a hacer estas preciosas cestas de tela. Aquí os dejamos el tutorial. Nosotras hemos aprovechado retales de tela, por eso veréis que al final tenemos una cesta más grande que otra. El secreto es simplemente adaptar las medidas de Marisa (una simple regla de tres) y ajustar vustro poryecto a los retales que tengáis por casa.

Son reversibles y las podéis personalizar como más os gusten: flores, botones, cintas… Ideales también para regalar, para tener en el baño, para organizar… Como ves, además de ser muy fáciles de hacer (y se tarda muy poquito en configurarlas), son muy versátiles.

Casita de tela

Casita de tela

¿Quién no dijo alguna vez cuando era pequeño: “para qué me van a servir las matemáticas”? Bueno, pues aquí tienes la prueba de que la geometría (la regla de tres, por lo menos) es muy útiles y sí que sirve.

La casita no es difícil de hacer pero exige algo de práctica y ser muy rigurosa a la hora de ensamblar las piezas para que encajen perfectamente.

Hemos usado retales de tela que teníamos por casa: una camisa vieja, unos pantalones vaqueros, algún trocito de fieltro…

El arquitecto Le Corbusier (que, por cierto, era también un verdadero fanático de la geometría, hasta el punto de escribir un Poema del ángulo recto) teorizó: “La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de felicidad.”

Este es el blog donde podéis ver el tutorial: UK lass in US. Aunque está en inglés no es difícil de seguir.

Matemáticas en el hogar: poliedros

Poliedros

Seguro que alguna vez en el colegio te preguntaste para qué te iban a servir las matemáticas. Con aprender a sumar y restar pensábamos que sería suficiente, ¡bendita ignorancia!

¿Y la geometría? Si acaso, el cubo (hexaedro), porque el dado con el que jugábamos al parchís tiene esa forma. Pero lo demás, ¿para qué?

Cuando TocaMates nos propuso hacer estos poliedros blanditos nos pareció una ocurrencia divertida y una colaboración más original todavía: matemáticas y costura.

La idea inicial era que los lados de todas las formas midieran lo mismo (en nuestro caso 11 cm.), pero no caímos en la cuenta de que el área -y no el número de aristas de la figura- podía dar como resultado un poliedro tremendamente grande y en ningún caso proporcionado con el resto. Esto fue muy patente en el caso del dodecaedro, en el que el número de caras que lo componen y su propia área hubieran dado como resultado un cuerpo enorme. De esta forma, es el único de todos los sólidos cuyos lados miden la mitad que los demás (5,5 cm).

Es cierto que al mantener las aristas en 11 cm. nos sale un icosaedro grande, pero no lo es menos que estéticamente guarda relación con las demás figuras, cosa que no ocurría si (como en el caso del dodecaedro) reducíamos a la mitad la dimensión de sus lados (nos quedaba excesivamente pequeño).

Ha sido un placer recordar la geometría básica y recrearla en tela.

El matemático inglés Henry George Forder (1889-1981) escribió: “Aquel que desdeña la geometría de Euclides es como el hombre que, al regresar de tierras extrañas, menosprecia su casa.”

MATERIALES:

  • Retales de tela
  • Cartón, regla, lápiz y tijeras para manualidades
  • Fibra hueca o guata
  • Aguja, hilo y tijeras para coser

MANOS A LA OBRA:

Sólo tienes que dibujar en el cartón una plantilla de cada uno de los lados de tu poliedro: un triángulo equilátero, un cuadrado o un pentágono (según la figura que quieras hacer) y pasar esta plantilla a la tela, recortarla y coserla como te mostramos en los esquemas. Después sólo tendrás que componer la figura cosiéndola del revés pero dejando una pequeña abertura para darle la vuelta y rellenarla.

Bolsas de tela

BolsasTela N&L

Seguro que tienes por casa un retal de tela que te gusta mucho. Es pequeño para hacerte cualquier prenda, está en buen estado y, aunque no quieres tirarlo, no sabes qué hacer con él. Pues en esas andaba yo, con unas fundas nórdicas de Ikea que no usaba, decidida a hacer algo de provecho con ellas.

Te proponemos unas divertidas bolsas de tela en dos tamaños diferentes: unas para que los más peques de la casa lleven el almuerzo al cole y otras más grandes para guardar tus cosas más delicadas cuando salgas de viaje.

Como veréis, la tela es la misma pero las he personalizado con las cintas de colores que las cierran y con unos dibujos que sirven para describir lo que contienen.

Os dejamos el maravilloso vídeo tutorial de NairamKitty que descubrimos este verano. Muy, muy recomendable: por la sencillez del patrón y por las explicaciones.