Quiche de calabacín y roquefort

QuicheCalabacin&Roquefort

Seguro que esta receta os sorprenderá. No sólo porque, al contrario de lo que pueda parecer, es muy fácil de hacer, sino porque tiene un sabor que invita a seguir comiendo.

Ya sabemos que el roquefort tiene mala fama: hay quien dice que es muy fuerte; otros incluso que huele mal… Pero, de verdad, dadle una oportunidad a esta receta y os prometemos que no os decepcionará.

Si tenéis invitados en casa, podéis optar, como en la foto, por hacer pequeñas tartaletas individuales que quedan muy coquetas a la hora de servirlas. Con un golpe de calor y una buena presentación seguro que causáis sensación.

INGREDIENTES:

  • 2 calabacines
  • 2 cebollas
  • 2 huevos
  • 400 ml de leche evaporada
  • 1 lámina de pasta brisa
  • 50 gr. de queso roquefort
  • Aceite y sal

PREPARACIÓN:

1. Desenrolla la lámina de pasta brisa y cubre el molde. Corta la pasta sobrante y cubre el molde con papel de hornear. Coloca encima unos garbanzos para que la pasta no suba.

2. Hornea a 180o, previamente precalentado, unos 25 minutos. Retira los garbanzos y el papel de hornear y reserva.

3. Pica y fríe la cebolla a fuego medio y cuando esté tierna añadir los calabacines cortados en rodajas. Añadir un poquito de sal, tapar y freír hasta que esté todo tierno.

4. Bate los huevos y añade la leche evaporada. Sazona y mezcla bien. Reserva.

5. Pon los calabacines y la cebolla sobre la pasta brisa y reparte por encima el queso roquefort desmenuzado.

6. Vierte la mezcla de leche y huevo sobre la mezcla anterior.

7. Hornea la quiche a 180o (con el horno precalentado) unos 15 minutos aproximadamente hasta que esté dorada.

Anuncios

Saquitos de sobrasada y queso de cabra con miel

SaquitosSobrasadaQueso

Si os gustan los contrastes de sabores, sin duda os gustará este original aperitivo, muy sencillo de preparar y delicioso. Un maridaje perfecto entre lo dulce y lo salado.

Nuestro amigo Vicenç nos enseñó que en su tierra, Mallorca, toman como aperitivo la sobrasada derretida en una sartén, untada sobre rodajas de pan y bañada con un poquito de miel.

La idea es básicamente la misma, sólo que aportándole la frescura y el sabor del queso de cabra, que combina perfectamente con los otros dos elementos.

Si queréis, podéis decorar vuestros saquitos con unas semillas de amapola o sésamo.

INGREDIENTES:

  • 1 paquete de obleas para empanadillas (de las grandes)
  • 1 rulo de queso de cabra
  • Sobrasada mallorquina
  • Miel
  • Opcional: semillas de sésamo, amapola… (necesitarás un huevo para que se peguen o agua)

PREPARACIÓN:

1. Precalienta el horno a 200º.

2. Despega las obleas.

3. Corta el queso de cabra en rodajas de 1 centímetro aproximadamente (ni muy gruesas ni muy finas) y ve colocando una en el centro de cada oblea.

4. Pon un poquito de sobrasada sobre el queso y remata con un pelín de miel. Cierra tus saquitos.

5. Coloca tus saquitos en una bandeja con papel de hornear durante unos 10 minutos aproximadamente o hasta que los veas dorados.

CONSEJO: Si quieres obtener una presentación diferente, antes de meter tus saquitos al horno úntalos con un poco de huevo batido (o agua) y ponle unas semillas de sésamo, amapola…

Empanada de verduras

EmpanadaVerduras

Esta semana os sorprendemos con una receta salada. Una rica empanada para compartir con la familia y los amigos… Que sí, que también sabemos hacer otras cosas además de lo dulce.

La masa de esta receta es la de la tradicional empanada gallega pero versionando su relleno con ingredientes de la huerta, muy socorridos y baratos. El resultado será un jugoso aperitivo o una nutritiva merienda para los más peques de la casa. Una manera sana y divertida de que coman verdura.

Podéis pochar mucha más verdura de la que necesitaréis para este relleno y congelar el resto en botes de cristal perfectamente etiquetados. De esta forma, cuando queráis hacer otra vez la empanada o la coca de trampó, ya tendréis una parte del trabajo adelantado.

Por cierto, para quien piense que “la gastronomía verde” es una moda reciente aquí va una reflexión de… Pitágoras, filósofo y matemático presocrático del siglo VI antes de Cristo: “Una dieta vegetariana nos proporciona energía pacífica y amorosa; y no sólo a nuestro cuerpo, sino sobre todo a nuestro espíritu.”

INGREDIENTES:

Masa: 

  • 500 g de harina panificable
  • 8 g de sal
  • 320 g de agua
  • 5 g de levadura panificable
  • 1 huevo para pintar

Relleno:

  • 2 cebollas medianas
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 calabacín
  • 1 berenjena
  • 6 tomates maduros
  • 2 hojas de laurel
  • 100 ml de vino blanco
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce

PREPARACIÓN:

Masa:

1. Amasa los ingredientes y déjalos reposar durante 1 hora cubierta con un paño húmedo.

2. Divide la masa en dos partes iguales, dales forma de bola y vuelve a dejarlas reposar 30 minutos.

Pasado ese tiempo, espolvorea la zona de trabajo con un poco de harina y estira las bolas con el rodillo hasta obtener una placa de 0,5 cm aproximadamente. Una de ellas será la base de la empanada y la otra, la tapa.

Relleno:

1. Calienta el aceite a temperatura media y añade las cebollas, los ajos y los pimientos cortados en juliana.  Pocha la verdura durante aproximadamente 30 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que las cebollas y los pimientos estén tiernos.

2. Corta los tomates por la mitad y rállalos. Desecha la piel.

3. Añade las hojas de laurel a las cebollas y los pimientos y sigue cocinando hasta que la mezcla se vuelva marrón, unos 5 minutos más.

4. Agrega el vino y cocina hasta que se evapore.

5. Incorpora el tomate y el pimentón y reduce a fuego lento unos 20 minutos más. Retira del fuego y sazona al gusto. Cuela toda la verdura con la ayuda de un colador para escurrir todo el líquido y déjala enfriar.

Montaje:

1. Precalienta el horno a 200ºC.

2. Pon una de las placas de masa en la parte convexa de la bandeja del horno (por el revés), pínchala con un tenedor y cúbrela con el relleno de la empanada. Deja los bordes sin rellenar y píntalos con el huevo batido.

3. Coloca la otra masa sobre la primera y sella los bordes, bien con un tenedor o realizando pequeños pliegues con los dedos.

Con una ayuda de un cuchillo afilado realiza pequeños cortes en la masa para que salga el vapor que se produzca durante el horneado (también puedes hacerle una agujero en el centro con unas tijeras).

Baja la temperatura a 180ºC y hornea la empanada durante 30 minutos aproximadamente.

Tartaletas de salmorejo

Me preguntaba el otro día un amigo la diferencia entre el gazpacho y el salmorejo. Pues bien, aparte de las evidentes: color, textura y sabor, el salmorejo sólo lleva tomate, pan y aceite. Otro día le hablaré de la porra antequerana.

Esta receta pretende enseñarte cómo aprovechar algo tan veraniego como es el salmorejo pero presentado de una forma diferente (también comemos por la vista). Eso sí, para evitar que la masa de las tartaletas se te reblandezca, debes rellenarlas justo en el momento de llevarlas a la mesa.

Si tienes visitas seguro que los sorprenderás con esta original forma de presentar una receta tan tradicional y veraniega.

INGREDIENTES:

  • Tartaletas pequeñas
  • 300 gr. de tomates
  • 2 rebanadas de pan duro
  • 1 diente de ajo (opcional)
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de vinagre
  • Sal
  • Jamón serrano
  • 1 huevo duro

PREPARACIÓN:

1. Pon en el vaso de la batidora el pan troceado y añádele el aceite, el vinagre, los tomates pelados, el diente de ajo pelado y la sal. Bate hasta obtener una crema homogénea. Enfría el salmorejo en el frigorífico.

2. Rellena las tartaletas y adórnalas con el jamón y el huevo duro picado.

 

Piruletas de parmesano

Esta semana también os queremos proponer una receta muy, muy sencilla. Es ideal para recibir a vuestros invitados con un entrante suave, vistoso y divertido.

Podéis hacerlas con tiempo y guardarlas en el frigorífico y ya veréis como resultan un aperitivo original para fiestas, comidas… Las nuestras las hemos hecho sólo con parmesano y con semillas de sésamo pero os sugerimos que les pongáis encima otras semillas como las de amapola o incluso orégano.

INGREDIENTES:

  • Queso parmesano
  • Semillas de sésamo o amapola, orégano
  • Palitos de brocheta
  • Papel vegetal

PREPARACIÓN:

1. Ralla el queso parmesano.

2. Coloca encima de una fuente del horno papel vegetal y sobre éste unos montoncitos de queso, separados entre sí porque al fundirse se extenderán y pueden pegarse las piruletas. Pon encima de cada uno un palito de brocheta y cubre de nuevo con más queso. Espolvorea con semillas de amapola, sésamo, orégano…

3. Mételas al horno a potencia máxima hasta que se funda el queso (unos 5 minutos). Déjalas enfriar y despégalas del papel con cuidado de que no se te rompan.

¡DISFRUTADLAS!