Bizcocho de mármol

Mi madre nos podía haber mentido la primera vez que hizo este bizcocho y contarnos que el nombre se debía a Los Picapiedra, pero prefirió ser sincera y decirnos la verdad. ¡Pobrecita! Menos mal que corrían los años 80 y nuestra cocina era la típica de la época, con su encimera de mármol, nada de Silestone.

El caso es que el nombre de este dulce se debe a las vetas de dos colores entremezclados, igual que en el mineral.

Para hacerlo sólo tenéis que empezar haciendo el bizcocho de yogur (recuerda encender el horno para que vaya cogiendo temperatura y te suba la masa). Cuando tengáis bien mezclados todos los ingredientes, separad la mitad de la masa y añadidle a una de estas mitades la medida de un vasito de yogur con chocolate en polvo. Unta el molde con mantequilla y ve vertiendo las dos masas entremezclándolas. Hornea el bizcocho unos 25 minutos hasta que al pincharlo con un palito éste salga limpio.

Déjalo enfriar, desmóldalo y verás qué bonito y vistoso te ha quedado.