Imanes para la lista de la compra

ImanesCompra

Ocurrió que en un viaje tedioso en el tren, aburrida de leer, de ver el mismo documental de siempre…, me puse a jugar con los auriculares y descubrí que debían de tener un pequeño imán dentro porque si los acercaba se atraían. Los abrí y allí estaba. ¡Qué cosa podía hacer yo con eso! Así que los guardé.

La manualidad que os presentamos hoy es fruto de aquel viaje tan aburrido. Se nos ocurrió que si recortábamos alimentos de los catálogos que saturan nuestros buzones y les pegábamos uno de estos imanes, podía ser una forma divertida de que los más peques de la casa aprendieran a identificar los alimentos y así también los implicábamos en las tareas domésticas. De esta forma nos pueden ayudar a hacer la lista de la compra.

Y, por cierto, hablando de imanes, y como bien dice el refrán: “No confundáis la gimnasia con la magnesia.”

MATERIALES:

  • Auriculares de los que te dan en el tren o en el autobús
  • Alicates
  • Pegamento de contacto
  • Catálogos del supermercado
  • Cartón
  • Tijeras
  • Cola blanca y un pincel

PASO A PASO:

1. y 2. Con la ayuda de unos alicates abre los auriculares y sácales el pequeño imán que llevan dentro. Resérvalos.

3. Recorta del catálogo del supermercado los alimentos que quieras aprovechar para tus imanes y pégalos a un cartón (aprovecha cualquier cosa que tengas a mano como tarjetones de exposiciones, una caja de cerales, el cartón en el que vienen envueltas las medias…). Una vez secas, recórtalas.

4. Dale la vuelta a tus alimentos y pégales el pequeño imán que sacaste de los auriculares.

Por último, “barniza” tus nutritivos imanes con un poco de cola blanca (los terminará de pegar si te ha quedado algún trocito de papel suelto, les dará consistencia y brillarán un poquito). Déjalos secar y ¡LISTOS!.
TutorialImanes

Matemáticas en el hogar: poliedros

Poliedros

Seguro que alguna vez en el colegio te preguntaste para qué te iban a servir las matemáticas. Con aprender a sumar y restar pensábamos que sería suficiente, ¡bendita ignorancia!

¿Y la geometría? Si acaso, el cubo (hexaedro), porque el dado con el que jugábamos al parchís tiene esa forma. Pero lo demás, ¿para qué?

Cuando TocaMates nos propuso hacer estos poliedros blanditos nos pareció una ocurrencia divertida y una colaboración más original todavía: matemáticas y costura.

La idea inicial era que los lados de todas las formas midieran lo mismo (en nuestro caso 11 cm.), pero no caímos en la cuenta de que el área -y no el número de aristas de la figura- podía dar como resultado un poliedro tremendamente grande y en ningún caso proporcionado con el resto. Esto fue muy patente en el caso del dodecaedro, en el que el número de caras que lo componen y su propia área hubieran dado como resultado un cuerpo enorme. De esta forma, es el único de todos los sólidos cuyos lados miden la mitad que los demás (5,5 cm).

Es cierto que al mantener las aristas en 11 cm. nos sale un icosaedro grande, pero no lo es menos que estéticamente guarda relación con las demás figuras, cosa que no ocurría si (como en el caso del dodecaedro) reducíamos a la mitad la dimensión de sus lados (nos quedaba excesivamente pequeño).

Ha sido un placer recordar la geometría básica y recrearla en tela.

El matemático inglés Henry George Forder (1889-1981) escribió: “Aquel que desdeña la geometría de Euclides es como el hombre que, al regresar de tierras extrañas, menosprecia su casa.”

MATERIALES:

  • Retales de tela
  • Cartón, regla, lápiz y tijeras para manualidades
  • Fibra hueca o guata
  • Aguja, hilo y tijeras para coser

MANOS A LA OBRA:

Sólo tienes que dibujar en el cartón una plantilla de cada uno de los lados de tu poliedro: un triángulo equilátero, un cuadrado o un pentágono (según la figura que quieras hacer) y pasar esta plantilla a la tela, recortarla y coserla como te mostramos en los esquemas. Después sólo tendrás que componer la figura cosiéndola del revés pero dejando una pequeña abertura para darle la vuelta y rellenarla.

Tarjetas con fieltro

hecha con fieltro y cartulina

Ahora que llega la época de Navidad o también para los cumpleaños aquí una idea para reutilizar materiales. Esta tarjeta la hemos hecho con trocitos  de fieltro que nos sobraban y con los separadores de una carpeta clasificadora que reutilizamos.

MATERIALES

  • Retales de fieltro
  • Tijeras
  • Cartulinas o en su defecto separadores de carpetas, cajas de cereales
  • Pegamento

MANOS A LA OBRA

Recortas la base de la tarjeta, en este caso es cuadrada de 20 x 20 centímetros. Como os decimos aquí hemos utilizado unos separadores de una carpeta clasificadora que íbamos a tirar. Como era la primera el diseño es sencillo. Los círculos pequeños están hechos con una moneda de 1 céntimo y los círculos más grandes usamos el tapón de una crema. Los colores los elegís al gusto o según tengáis los retales de fieltro. En este caso hemos hecho dos de cada color y los hemos ido mezclando entre ellos.

Primero hemos pegado el fieltro pequeño y el fieltro grande, y una vez secos los hemos pegado a la cartulina un poco aleatoriamente. Para darle más realismo, hemos puesto algunos en las esquinas y los hemos cortado siguiendo la forma de la tarjeta.

Como soy así la felicitación de dentro la escribí con un bolígrafo plateado, para darle más “glamour” al asunto.