Regalos DIY: Talón para hacer regalos

En estos momentos en los que los anuncios nos dicen que compremos, y ya sea bien al bombardeo de la publicidad y a que las fechas ayudan y parece que debes entrar en todas las tiendas buscando ese “algo” especial. Pero, hay para quienes por mucho que busques no encuentras su “algo”, y es para ellas y ellos, para quien diseñamos este talonario.

Admito que la idea no es mía. Hace mucho tiempo lo vi en una tienda, pero no podía permitírmelo y además no todos los talones de ese talonario me gustaban, así que diseñe el mio propio.

Para hacer un talonario, necesitas:

MATERIALES
1. Mucha paciencia.
2. Manejo de un programa que te ayude a diseñar, cualquiera es bueno, desde el más profesional hasta los que ya nos vienen instalados en el ordenador o algunos que hay ahora gratis en Internet. También podemos utilizar las técnicas de siempre, papel y tijera y un poquito de scrap.
3. Algunas fotos de la persona que va a recibir el regalo o de actividades o viajes que hayas realizado con esa persona.
4. Algo de imaginación, para las frases que harán los vales o talones.
5. Impresora, hojas de papel algo más gruesas de lo normal, tijeras y grapadora.Portada+del+Talonario

MANOS A LA OBRA

1. Busca un programa informático que sepas usar. O ármate con papel, cartulina, reglas, pintruas y tijeras y haz un poco de scrap.

2. Diseña el tamaño del talón. El que hemos hecho aquí es de 18 centímetros de largo por 8 de ancho. Traza una línea gorda o rectángulo en el extremo izquierdo del talón, ahí colocarás las grapas.

3. Diseña primero la portada, dejando claro para quien es el talonario.

4. Diseña las instrucciones de uso,  caducidad de los talones, etc… Da rienda suelta a tu imaginación. ¿Se pueden usar más de una vez? ¿Qué es necesario para usarlos?.

5. Piensa en actividades o “talones” para la persona que recibe el regalo, y una vez que las incorporas al talón, pues ve añadiendo algún corazón, alguna foto, algún sello bonito, o incluso hasta washi-tape.

6. Recorta todos los talones, y los unes por la parte más oscura o negra que es donde van las grapas.

7. Listo para regalar.

Primera+página+talonario

Este es un regalo de último momento, y viene muy bien para las épocas de crisis. Queda muy bonito si puedes añadir fotos de las actividades que propones en el talón o fotos de la persona a la que se lo regalas.

Aquí os dejo algunas frases por si se os acaban las ideas, algunas por qué no, un poquito picantes.

Vale por: “Llamadas infinitas”. Tú dime y te llamo o bien te escribo. El caso es que aunque haya unos pocos de kilómetros entre nosotros nos sentamos cerca.

Vale por: “Una cena con velitas para dos”. Yo pongo la lencería y tu eliges postre 😉

Vale por: “Una cena en el lugar que más te guste”. Tú eliges el lugar y el día y disfrutamos de la comida y sitio que más te guste, con la mejor compañía y la mejor conversación.

Vale por: “Una café para charlar de nuestra vida”. Puede ser aquí o en en el fin del mundo. La idea es hablar, hablar y hablar.

Vale por: “Un viaje a ____________”. Hacemos las maletas, nos compramos una guía y allá que vamos. 

Como veis hay muchos. Un striptease, un montón de “te quieros”, unas entradas al cine, un curso de cocina, ayudarte con tu blog ;), ir a comprar con una amiga, una noche de chicas, ir a patinar, ir a bucear, un paseo por la montaña….

Más o menos picantes, para la pareja, para tu madre o para tus amigas, el talón es una manera de hacer un regalo bonito y con mucha personalidad. Eso sí, ¡¡ los talones se deben hacer realidad !!

Anuncios

Cuscús de pollo y verduras

CuscúsPolloVerdurasEn Marruecos se prepara los viernes porque es el día festivo y, al ser un plato muy laborioso, necesita mucho tiempo para poder hacerlo bien. Nosotras intentamos amoldarnos a la tradición, pero cuscús y día laborable no son buenos amigos.

Cuidado con la cúrcuma porque es un potente colorante (usado para teñir textiles) y, si lo tocas, se te quedarán las manos más amarillas que todos los Simpson juntos, como poco hasta el día siguiente.

El responsable de esta receta es Carlos, un gran cocinero y mejor amigo que, entre otras singularidades, ostenta la de cumplir cada 30 de marzo 22 años. Pasa el tiempo pero siempre que llega tal fecha Carlos cumple, una y otra vez, 22 años. También me ha enseñado a hacer el koshari (un plato tradicional egipcio), aunque esa receta la dejaremos para otro día.

Hoy vamos a disfrutar de esta que os propongo, con el añadido para buenos lectores de la siguiente curiosidad: en el capítulo 9 de la primera parte del Quijote, cuando el narrador contrata a un morisco para que le traduzca el manuscrito que encontró en el mercado de Zocodover, en Toledo, le ofrece a cambio de la mano de obra “dos arrobas de pasas y dos fanegas de trigo”… Para que el morisco se prepare su cuscús a placer.

INGREDIENTES (6 personas):

  • 1 pollo entero troceado
  • Sémola (trigo, espelta…)
  • Garbanzos
  • 4 calabacines
  • 5 tomates maduros
  • 1 calabaza
  • 1 nabo
  • 4 zanahorias
  • 5 cebollas
  • Limón
  • Perejil y cilantro
  • Pasas y almendras
  • 2 hojas de laurel
  • 1 cucharadita de harisha
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre
  • Azafrán en hebra
  • 2 ramas de canela
  • Clavo molido (puedes usar entero y picarlo en el mortero)
  • Sésamo
  • Mantequilla
  • Agua, aceite
  • Sal y pimienta

PREPARACIÓN:

1. Poner los garbanzos a remojo la noche antes.

Esa misma noche, poner a macerar el pollo con una mezcla de limón (restregarlo también), pimienta, perejil, cilantro, cúrcuma, jengibre y 1 rama de canela.

2. Freír el pollo a fuego fuerte para marcarlo sin cocinar. Aparta a una olla y cuece con un vaso de agua y el líquido de haber macerado el pollo.

Lo ideal: mucho tiempo a fuego lento.

3. Quítale a los calabacines los extremos y pelalos en forma de vetas, alternando piel sí y piel no (son unas verduras que se rompen con facilidad y de este modo se evita). Córtalos con un grosor de unos 3 dedos.

Haz lo mismo con las zanahorias.Reserva ambas verduras en un bol.

4. Pela el nabo y córtalo igual que el calabacín y la zanahorias (unos 3 dedos de grosor).

5. Pon agua a hervir para escaldar los tomates y quitarles bien la piel. Hazles una pequeña cruz en el culo y sumérgelos unos segundos en el agua. Pelalos, quítales la parte de arriba y córtalos en cuadraditos.

6. Pela la calabaza con la ayuda de un pelador, límpiala y córtala en trozos grandes.

7. Pela las cebollas y córtalas en tiras. Sofríelas en el mismo aceite del pollo a fuego medio.

Una vez frita, reserva unas pocas para acompañar el pollo y guarda las otras para hacer la base de la salsa de verduras.

8. Añade a la cebolla el tomate y dale un par de vueltas.

Cuando el sofrito esté listo incorpora las especias porque así sacarán todo su sabor: clavo, laurel, 1 cucharadita de harisha, 1 cucharadita de cúrcuma en polvo, 1 cucharadita de jengibre, 1 cucharadita de pimentón, unas hebras de azafrán, 1 rama de canela partida por la mitad y pimienta. Remueve bien hasta que se forme una pasta y deja reposar a fuego medio unos 15 minutos dándole vueltas de vez en cuando.

Pasado ese tiempo, incorpora a la salsa caldo de pollo o agua (aproximadamente 1 litro). Remueve.

9. Sazona las verduras y muévelas para que se pegue bien la sal. Incorpora el nabo y la calabaza y después la zanahoria y el calabacín. Tapa y deja que las verduras se hagan.

10. Quítale al perejil y al cilantro los tallos y córtalos muy menuditos. Añádelos a la olla junto con las verduras y corrige de sal.

11. Saca el pollo de la cazuela y ponla en una fuente. Ponle encima la cebolla reservada y algo del líquido de cocer el pollo para que no se seque.

Fríe un poco las almendras e incorporalas al pollo junto con las pasas y el sésamo.

Para que se mantenga caliente, introduce el pollo en el horno previamente precalentado.

12. Cuece los garbanzos y añádelos a las verduras que siguen hirviendo a fuego suave.

13. Pon en una olla agua, sal y aceite y cuece ahí la sémola. Apártala en una fuente y añádele la mantequilla. Mezcla bien para que se distribuya del todo.

Sirve por un lado la verdura con los garbanzos, por otro la sémola y por último, el pollo.

VideoFB