Lentejas con verduras

LentejasVerduras

Somos fans de las verduras: de temporada, ecológicas, de todos los colores, sabores… Pero esta receta no es fruto de esa pasión, sino un préstamo de la receta que mi madre ha manejado toda la vida. Es la que nos hacía para comer cuando, en los años 80, teníamos esos horarios partidos, de manera que, al volver a clase, mis hermanas y yo siempre decíamos lo que habíamos comido y los demás nos respondían: “¡Puaj, odio las lentejas!”. “Pero si están buenísimas”, decíamos entonces y repetimos ahora.

A pesar de lo fáciles de hacer que son, mi pobre madre se pasaba un buen rato en la cocina cortando la verdura en trocitos pequeños, muuuy pequeños. No sé si sería para que nos entrasen mejor, por estética o para seducir a mi padre y a mi hermana pequeña, a quienes este plato no les gustaba nada de nada. El caso es que esa costumbre, más estética que otra cosa, ha llegado hasta nosotras y las hacemos exactamente igual.

Usad las verduras que tengáis por la nevera, no os obsesionéis con nuestra receta al pie de la letra. Nosotras también la variamos dependiendo de si es enero o diciembre. Eso sí, la patata no puede faltar.

Es un plato tan exquisito que no le tendréis que decir a nadie aquello de “lentejas, si las quieres las tomas; y si no…”

INGREDIENTES:

  • 1 bote grande de lentejas
  • 1 cebolla
  • 2 tomates
  • 2 patatas
  • 2 zanahoria
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • Perejil
  • 2 dientes de ajo
  • Agua
  • Sal
  • 2 hojas de laurel
  • Aceite de oliva virgen
  • Comino (opcional)

PREPARACIÓN:

1. Corta el ajo, el perejil y todas las verduras en trocitos pequeños (excepto la patata) y echa en la olla a presión a fuego fuerte con un poco de agua, la sal, las hojas de laurel y un chorrito de aceite. Incorpora el comino si has decidido ponerle esta especia. Cuando pite la olla, reduce el fuego y deja unos 10 minutos.
2. Abre la olla, comprueba que todos los ingredientes están tiernos y añade las lentejas lavadas. Dejae hervir un poco y corrige de sal y aceite.
UN SECRETO: En los últimos años mi madre y yo incorporamos a las lentejas soja. Como esta legumbre la encontramos en el mercado “en seco” la ponemos en la olla con las verduras para que se cuezan bien.

Delantal (1)

Si tenéis en casa niños, seguro que ya van queriendo meterse en la cocina, jugar con la harina y mezclar los ingredientes para convertirse en pequeños masterchef.

Pues bien, pensando en ellos, esta semana queremos compartir con vosotros este tutorial tan sencillo que vimos en el blog “Mi rincón de mariposas“.

Más adelante os mostraremos cómo hacer otro delantal de dos piezas, igual de sencillo pero cuyo resultado es algo más coqueto, más femenino y, por qué no decirlo, con las telas adecuadas y las terminaciones apropiadas, obtendremos un resultado muy retro.

El diario estadounidense Wall Street Journal, en un articulo de 2005, aseguraba que el delantal está gozando de un renacimiento como accesorio retro-chic en los Estados Unidos. Claro, lo vintage está volviendo, pero permitiendo que los chicos se integren.

Como reza el refrán: “La madre y el delantal tapan mucho mal.”

 

Regalo de buena vida

RegaloBebe

Con una divertida tela hemos creado un regalo diferente, original y personalizado para celebrar la llegada de una nueva persona.

Lo que hemos hecho ha sido recopilar varios proyectos que ya os hemos propuesto en el blog: bolsas de tela, cestas de tela y el estuche para confeccionar un regalo muy útil que les servirá varios años. Cómo veis, el estuche lo hemos adaptado para cuando el bebé empiece a tomar sus primeras comidas, de manera que la mamá pueda llevar siempre en el bolso los cubiertos y el babero (le hemos añadido un bolsillo) en este divertido estuche.

Estuches para las vacaciones

EstucheToyStory

Los peques están de vacaciones, pero no pueden olvidarse de la rutina diaria de hacer unos pocos deberes. Y estos no tienen por qué ser tan aburridos, sobre todo si cuentan con uno de estos divertidos estuches. Unos crayons rolls personalizados para hacerles mucho más atractivos sus ejercicios veraniegos. Al menos, estarán deseando abrirlos y jugar con los colores, sacarlos, ordenarlos, volver a guardarlos, enrollar el estuche…

Proponedles actividades como pintar, repasar los dibujos sin salirse, leer su cuento favorito… Actividades muy atractivas para los niños, con las que disfrutan de verdad. Así no tendrán la sensación de hacer deberes sino de estar jugando.

Recordad que el tutorial os enseñamos a hacerlo hace poco y es muy fácil. Al modelo de las princesas Disney y al de Toy Story les hemos puesto un velcro porque los destinatarios son un poco pequeños para enrollar la cinta y hacerle el nudo.

Los latinos se regían por la máxima del “docere et delectare” (“docere”, por cierto, se pronuncia “dóquere”), esto es, “instruir y deleitar”. O lo que es lo mismo: aprender a la vez que se disfruta. Nosotras tenemos mucho de latinas.

Tarta de galletas de la abuela

TartaGalletas

Supongo que se llama “de la abuela” porque es la típica tarta, la de toda la vida, la que todos hemos probado… y hay mil versiones. En mi caso fue así, mi recuerdo de esta tarta estará para siempre asociado a los veranos en casa de mi abuela Enriqueta. Siempre hacíamos esta tarta y otra de queso para celebrar los cumpleaños.

La he visto hacer y he probado esta tarta de diferentes maneras: con galletas María (las redondas), con natillas entre capa y capa, con nocilla y nata… Pero mi favorita siempre es y será la clásica, la de galletas tostadas (las rectangulares) con chocolate a la taza.

Podéis darle un toque diferente si mojáis las galletas en un poco de coñac o café (mezclad una cosa o la otra, o las dos, con la leche).

Como es una tarta muy fácil de hacer, una vez que esté hecho el chocolate podéis dejar que los niños se pongan manos a la obra y empiecen ayudando en la cocina con esta receta.

Con estos ingredientes y usando como molde una bandeja de 27 x 20 cm. os saldrá una tarta de seis pisos. Carl Sagan decía que “para hacer una tarta de manzana primero tienes que crear un universo”. Nosotras, como somos más modestas (y nuestra tarta no es de manzana, sino de la abuela), nos conformamos con erigir nuestro pequeño continente de ideas y recetas.

INGREDIENTES:

  • 750 gr. de galletas tostadas rectangulares
  • 1 l. y 1/2 de leche a temperatura ambiente
  • Chocolate en polvo
  • Opcional: virutas de chocolate, coco rallado, nueves picadas…

PREPARACIÓN:

1. Prepara un chocolate a la taza espeso.

2. En una fuente rectangular ve colocando una capa de galletas mojadas en leche (puedes añadirle a la leche un chorrito de brandy o café).

Si no te entran las galletas enteras, recórtalas hasta adaptarlas a la forma de tu bandeja. Y si tienes que usar capas en dos sentidos (horizontal y vertical), altérnalas entre capa y capa para que no se te abra la tarta.

3. Unta la capa de galletas con chocolate a la taza y repite el proceso hasta seis veces (puedes hacerla más alta si lo prefieres). Termina con una capa de chocolate asegurándote de poner chocolate por todos los laterales de la tarta.

4. Déjala enfriar unas horas en el frigorífico (está más buena de un día para otro).

Rosas

Rosas

¡Son tan bonitas! Nada que ver con los típicos pasadores de flores, planos y sin gracia. Estos tienen forma de preciosas rosas tridimensionales, casi de verdad, para señoritas que empiezan a coquetear.

El tutorial, aunque en inglés, está muy bien explicado porque lo ilustra con fotografías, muy fácil de seguir. Una vez tengáis hecha la primera de vuestras flores, ya veréis como seguís practicando hasta haceros un precioso ramillete. El blog para hacer estas rosas se llama The Purl bee.

Juan Ramón Jiménez dejó escrito: “No la toques ya más… que así es la rosa”.

¡Lo próximo que vamos a hacer será el precioso osito Teddy!

Estuche o crayons roll

Estuche

Los había visto por internet e incluso en la papelería de unos grandes almacenes y me habían enamorado, pero creía que iban a ser muy difíciles y que no sería capaz. De eso nada: ¡son tan fáciles de hacer!

La traducción original de crayons roll sería algo así como “rollo para las ceras”, o lo que es lo mismo: un estuche enrollable. La misma idea se utiliza para guardar las brochas así que, como veis, es una estupenda idea con muchos usos (nosotras hasta hemos hecho alguno para los cubiertos).

Puedes variar el patrón y adaptarlo a tus gustos o necesidades: con más huecos, con una pequeña bolsa (ciérrala con velcro o una cremallera)…

El tutorial es muy sencillo pero si no os apañáis muy bien con las imágenes y necesitáis ver cómo se hace, os ponemos el enlace de “The DIY Dish”, conducido por dos gemelas.

“La casa debe ser el estuche de la vida, una máquina de felicidad”, decía el arquitecto Le Corbusier. Nuestros estuches son algo más modestos que una casa, pero también os pueden hacer -al manos- tan felices como a nosotras.

Instrucciones

PASO A PASO:

1. Corta tres trozos de tela de 50 x 25 y un trozo de guata del mismo tamaño. Dobla la tela que será el bolsillo (recuerdda que si tu tela tiene consistencia puedes usar un retal de 50 x 12).

2. Con la ayuda de un lápiz de marcar tela dibuja los huecos para tus lápices (o cubiertos o brochas…). Para los lápices nosotras hemos marcado los huecos cada 2 cm.

3. Coloca la guata, la tela que hará de interior del estuche y el bolsillo con los huecos dibujados. Asegura con unos alfileres.

4. Cose, por el derecho de la tela, los bolsillos. Pasa los hilos al revés de la labor (por el lado de la guata), asegura los extremos y corta el sobrante.

5. Coloca la cinta (dos veces el largo de vuestro estuche) en uno de los extremos y asegúrala con un alfiler.

6. Coloca el otro recuadro de tela, derecho con derecho, asegura las telas con alfileres y cose toda la labor dejando unos 15 cm para poder darle la vuelta al derecho de tu estuche.

Plancha y cose con una puntada invisible el hueco que te ha quedado abierto.

Paso a Paso

Cinturón y pulsera con anillas de refrescos

Cinturon-PulseraAnillas

Ya os he dicho alguna vez que he heredado de mi abuela la costumbre de guardarlo todo “por si acaso”. El tiempo al final me da la razón cuando por fin puedo usar aquellas anillas de colores que tenía durante tanto tiempo a buen recaudo.

Es muy sencillo. En una tarde puedes hacer estas originales piezas para lucir o para regalar. A las niñas les encantará configurar sus propios accesorios y enseñárselos a sus compañeras.

 Además, en época de crisis, no olvidéis que estos cinturones no hay por qué apretárselos.

MATERIALES:

  • Anillas de refrescos (dependiendo de lo que quieras hacer necesitarás más o menos)
  • Tijeras
  • Cintas de raso, seda, algodón… (para la pulsera necesitarás 1 metro, mientras que para el cinturón como el de la imagen, para una niña, hemos usado 4 metros)
  • Un botón decorativo y un botón automático (opcional)

PASO A PASO:

1., 2. y 3. Si lo que quieres hacerte es un cinturón, necesitarás aproximadamente 4 veces el contorno de tu cintura, así que mídetela como en la imagen.

Para la pulsera hemos usado una cinta de seda mientras que para el cinturón una de raso de un ancho de unos 2 cm.

Dobla la cinta justo por la mitad.

4. Hazle un nudo a la cinta como muestra la imagen.

5. Con la ayuda de unos alicates, quítales a las anillas cualquier resto que pueda arañar o que sobresalga.

6. Mete ambos extremos de la cinta por los agujeros de la anilla (cada extremo por un hueco). Si te cuesta trabajo meter la cinta por la chapa usa un imperdible enganchado en el extremo de la cinta.

7. y 8. Para meter el resto monta la segunda anilla sobre la primera, de manera que coincidan los agujeros y la segunda anilla caiga aproximadamente hacia la mitad de la anterior. Pasa entonces la cinta por encima entrándola por la anilla superior y también por la de abajo (de arriba a abajo) y vuelve a pasar la cinta por la mitad del hueco que te queda al aire de la anilla de encima (de abajo a arriba).

Repite este proceso con todas las anillas hasta que obtengas tu pulsera o cinturón.

Por último, para ponerte la pulsera le puedes hacer un lazo o coserle un botón de presión en cada uno de los extremos.

Para el cinturón hemos aprovechado el botón de unos viejos pantalones.

TutorialAnillas

Rollos fritos

RollosFritos

Uno de mis recuerdos de pequeña con mi madre y mis hermanas en la cocina es el de hacer estos rollos fritos. Nos divertía tanto meter la mano en la masa y experimentar a hacer formas… Corazones, letras, números… Generalmente no aguantaban el paso por la sartén y perdían su forma original, pero… ¡era tan divertido!

 Ahora mi madre hace los rollos con y para los nietos. Y se lo pasan igual que nosotras hace 30 años.

INGREDIENTES:

  • Medio vaso de vino blanco
  • Medio vaso de coñac
  • Medio vaso de aceite requemado y frío
  • 2 huevos
  • 6 cucharadas grandes de azúcar
  • 1 sobre de levadura
  • Harina (la que admita)
  • Aceite (para freir)
  • Azúcar para rebozar los rollos

PREPARACIÓN:

1. Pon la harina en un bol y hazle un hueco en el centro. Añádele, poco a poco, el vino, el coñac, el aceite y el azúcar y amásalo todo bien.

2. Bate los huevos y anádeles la levadura. Incorpora esta mezcla a la masa anterior.

3. Amasa todos los ingredientes hasta conseguir una masa consistente. Sabrás si está lista cuando se te despegue de las manos. Dales forma de rollo.

4. Pon en una sartén bastante aceite y fríe los rollos con la lumbre muy floja.

5. Cuando los saques de la sartén, rebózalos en azúcar.

¡DISFRÚTALOS!

Imanes para la lista de la compra

ImanesCompra

Ocurrió que en un viaje tedioso en el tren, aburrida de leer, de ver el mismo documental de siempre…, me puse a jugar con los auriculares y descubrí que debían de tener un pequeño imán dentro porque si los acercaba se atraían. Los abrí y allí estaba. ¡Qué cosa podía hacer yo con eso! Así que los guardé.

La manualidad que os presentamos hoy es fruto de aquel viaje tan aburrido. Se nos ocurrió que si recortábamos alimentos de los catálogos que saturan nuestros buzones y les pegábamos uno de estos imanes, podía ser una forma divertida de que los más peques de la casa aprendieran a identificar los alimentos y así también los implicábamos en las tareas domésticas. De esta forma nos pueden ayudar a hacer la lista de la compra.

Y, por cierto, hablando de imanes, y como bien dice el refrán: “No confundáis la gimnasia con la magnesia.”

MATERIALES:

  • Auriculares de los que te dan en el tren o en el autobús
  • Alicates
  • Pegamento de contacto
  • Catálogos del supermercado
  • Cartón
  • Tijeras
  • Cola blanca y un pincel

PASO A PASO:

1. y 2. Con la ayuda de unos alicates abre los auriculares y sácales el pequeño imán que llevan dentro. Resérvalos.

3. Recorta del catálogo del supermercado los alimentos que quieras aprovechar para tus imanes y pégalos a un cartón (aprovecha cualquier cosa que tengas a mano como tarjetones de exposiciones, una caja de cerales, el cartón en el que vienen envueltas las medias…). Una vez secas, recórtalas.

4. Dale la vuelta a tus alimentos y pégales el pequeño imán que sacaste de los auriculares.

Por último, “barniza” tus nutritivos imanes con un poco de cola blanca (los terminará de pegar si te ha quedado algún trocito de papel suelto, les dará consistencia y brillarán un poquito). Déjalos secar y ¡LISTOS!.
TutorialImanes