Cocina de cartón

CocinaCartón

A principios de año descubrí la web de La Factoría Plástica. Sus posts son maravillosos y, si tenéis interés en hacer cositas en casa y a los más peques, aparte de reciclar, reutilizar…, no dejéis de echarle un vistazo.

Pues bien, en uno de sus tutoriales -más bien en dos-, nos explican cómo hacer una cocinita de cartón. Me pareció preciosa y me moría de ganas de hacer una igual, pero la veía demasiado grande, así que me puse manos a la obra e hice esta versión más pequeña pero igual de práctica y funcional.

MATERIALES:  

  • 1 caja de folios
  • Terciopelo adhesivo negro
  • Pintura negra y blanca
  • Un pincel
  • Papel aluminio
  • Cartulina o papel
  • Tapones de leche (de dos tamaños distintos)
  • Pegamento y tijeras

PASO A PASO:

1. El día que hice la cocina no tenía suficiente pintura blanca así que forré la tapadera de la caja con el revés del papel de regalo de unos conocidos grandes almacenes. Podéis pintarla.

2. Corta una cantidad suficiente de papel de aluminio, dale forma hasta que sea un rectángulo y dobla las cuatro esquinas como se muestra en la imagen. Pégalo en la caja procurando que te quede centrado.

Enrrolla un trocito de papel o cartulina y pégalo justo en el borde superior de lo que será el horno de tu cocina. Deja que se seque y píntalo de negro.

3. Recorta un trocito de terciopelo (rectangular y algo más pequeño que el frontal de la tapadera) y pégale los tapones de la leche a modo de botonadura.

Como puedes ver, he impreso un reloj con el ordenador para darle apariencia de verdadero.

4. Para hacer los fuegos he empleado de nuevo terciopelo adhesivo de color negro. He empleado un CD como patrón para el más grande y el plato de un juego de café para el más pequeño. 

Con la ayuda de la pintura blanca he dibujado una línea discontinua para que sean más verosímiles.

Cesta de papel

El próximo lunes es el Día del Padre, san José, el día de “la Pepa”… ¡y quién sabe cuántas cosas más! Si tenéis que hacer algún regalo y os apetece ser originales a la hora de empaquetarlo, os proponemos hacer estas cestas de papel.

Podéis usar lo que tengáis a mano teniendo siempre en cuenta que el ancho de vuestro pliego determinará el alto de vuestra cesta. No es tan lioso como suena, ya lo veréis. Nosotras hemos empleado: periódicos, los catálogos grandes del Lidl y de Carrefour…

Veréis en nuestro pase de diapositivas las distintas terminaciones que les hemos dado a nuestras cestas: pintadas de blanco o azul, “barnizadas” (con pegamento de cola blanca).

Y os damos unas cuantas ideas para usarlas después.

Una última cosa. Te vas a manchar los dedos y la superficie sobre la que trabajes. Por eso es conveniente que lo hagas sobre algo que sea fácil de limpiar.

MATERIALES

  • Varios pliegos de papel de periódico
  • Cola blanca
  • Pinzas
  • Tijeras

PASO A PASO:

1. Necesitarás varios pliegos de papel de periódico o catálogos como los de la imagen.

Las dimensiones de vuestra cesta lo determinará el largo de vuestras tiras. Pero no os preocupéis porque siempre podéis añadirle tantas como queráis.

2. y 3. Dobla cada pliego de papel de forma individual según el ancho que más te guste (todos tienen que ser iguales, más o menos) pero no olvides que cuantas más dobleces tenga vuestra tira más resistente será. Repasa bien cada doblez.

4. y 5. Cuando hayas llegado al final, ponle cola blanca como en la imagen y sujetala con pinzas para que no se te abra el pliego y se pegue bien.

6. Haz lo mismo con todos los pliegos de papel. Al final que tendrás que tener, aproximadamente, unos 20.

7. Monta los pliegos siguiendo el esquema: 1 encima, 1 abajo. O como les digo a mis “alumnas”: 1 sí, 1 no.

Un dato a tener en cuenta: las tiras que crucéis en este momento, antes de subirlas para crear las paredes, serán la base de vuestra cesta.

8. y 9. Dobla las tiras para ir haciendo las paredes y entrecruza tantas bandas de papel como necesites hasta cerrar el diámetro de tu cesto, para ello pégalas con la cola blanca y sujétalas con una pinza.

10. Sigue añadiendo bandas de papel hasta alcanza la altura deseada o hasta que ya no puedas seguir.

11. Ahora es el momento de estirar bien de todas las cintas para compactarlo todo perfectamente.

12. Recorta las tiras, dejando unos 5 cm., de manera que al doblarlas refuerces el borde.

13. 14. y 15. Echa cola blanca, pliega las bandas y sujétalas con pinzas hasta que se seque.

Ahora ya sólo tienes que decorar tu cesta como más te guste: darle cola para darle consistencia o pintarla.


¡Ánimo y paciencia porque sólo es cuestión de práctica!