Galletas de margarina

GalletasMargarina

El día que hice las galletas de mantequilla, mi sobrino David me recriminó que no le hiciera a él unas sin “proteína de la vaca”. Es intolerante a esta proteína animal y, a sus siete años, lo tiene clarísimo. Y en esas andaba, toreando con un encargo que tenía pendiente desde hacía bastante tiempo.

Con esta receta espero ganarme su inmediata absolución.

Si antes de hornearlas les añades un poquito de azúcar, tendrás un resultado espectacular. También puedes darles un toque de color con colorante alimentario y aprovechar las inminentes “fechas entrañables” para conferirles formas navideñas.

Y como Triki le decía a Epi: “La zanahoria está buenísima. Pero, ahora, de postre…, ¡GALLETAS!”

Os dejamos el enlace de la receta de Tulipán.

Anuncios

Melocotón con vino

MelocotonVino

Una receta muy veraniega, ideal para tomar después de comer y echarse luego una siesta como un lirón. Un postre tradicional, sencillo y rápido de preparar. Eso sí: no apto para todas las edades.

Nosotras hemos hecho este fresquito postre con melocotones de Cieza y un buen vino de Jumilla. Aunque puedes usar un vino de mesa cualquiera, ten en cuenta que, tras el maridaje con el melocotón, lo normal es beberse después el líquido, por lo que es mejor que elijas un espiritoso de más calidad.

A la hora de comerlo, reparte trocitos de melocotón en unos vasos o cuencos para que se puedan pinchar con un tenedor. El vino, ya sin la fruta, adopta un sabor dulzón que no a todos gusta. Si tú eres de estos últimos, prueba a mezclarlo con un refresco de limón o naranja y tendrás un delicioso tinto de verano.

Ah, y no olvides que, para la poesía y el arte chinos, el melocotón es símbolo nada menos que de inmortalidad.

INGREDIENTES:

  • Melocotones
  • Vino tinto

PREPARACIÓN:

1. Pela los melocotones y córtalos en trozos grandes. Introdúcelos en una jarra y cúbrelos con el vino tinto.

2. Mételos en la nevera al menos un par de horas y ¡listo!

OPCIONAL: Puedes añadirle unas ramas de canela y unas cortezas de limón o naranja si quieres darte un toque diferente.

Tarta de galletas de la abuela

TartaGalletas

Supongo que se llama “de la abuela” porque es la típica tarta, la de toda la vida, la que todos hemos probado… y hay mil versiones. En mi caso fue así, mi recuerdo de esta tarta estará para siempre asociado a los veranos en casa de mi abuela Enriqueta. Siempre hacíamos esta tarta y otra de queso para celebrar los cumpleaños.

La he visto hacer y he probado esta tarta de diferentes maneras: con galletas María (las redondas), con natillas entre capa y capa, con nocilla y nata… Pero mi favorita siempre es y será la clásica, la de galletas tostadas (las rectangulares) con chocolate a la taza.

Podéis darle un toque diferente si mojáis las galletas en un poco de coñac o café (mezclad una cosa o la otra, o las dos, con la leche).

Como es una tarta muy fácil de hacer, una vez que esté hecho el chocolate podéis dejar que los niños se pongan manos a la obra y empiecen ayudando en la cocina con esta receta.

Con estos ingredientes y usando como molde una bandeja de 27 x 20 cm. os saldrá una tarta de seis pisos. Carl Sagan decía que “para hacer una tarta de manzana primero tienes que crear un universo”. Nosotras, como somos más modestas (y nuestra tarta no es de manzana, sino de la abuela), nos conformamos con erigir nuestro pequeño continente de ideas y recetas.

INGREDIENTES:

  • 750 gr. de galletas tostadas rectangulares
  • 1 l. y 1/2 de leche a temperatura ambiente
  • Chocolate en polvo
  • Opcional: virutas de chocolate, coco rallado, nueves picadas…

PREPARACIÓN:

1. Prepara un chocolate a la taza espeso.

2. En una fuente rectangular ve colocando una capa de galletas mojadas en leche (puedes añadirle a la leche un chorrito de brandy o café).

Si no te entran las galletas enteras, recórtalas hasta adaptarlas a la forma de tu bandeja. Y si tienes que usar capas en dos sentidos (horizontal y vertical), altérnalas entre capa y capa para que no se te abra la tarta.

3. Unta la capa de galletas con chocolate a la taza y repite el proceso hasta seis veces (puedes hacerla más alta si lo prefieres). Termina con una capa de chocolate asegurándote de poner chocolate por todos los laterales de la tarta.

4. Déjala enfriar unas horas en el frigorífico (está más buena de un día para otro).

Tiramisù

TiramisuNo, no nos hemos equivocado al tildar el postre, es que lo hemos escrito en italiano. Y aunque es un postre típico de Italia, no aparece en los libros de cocina anteriores a los años 60.

El nombre del dulce, en veneciano tiramesù, significaría algo así como “escógeme” o, en un sentido menos literal, “me hace feliz” (probablemente por la cafeína o por el licor). Claro que otra teoría, la que a mí me contaron estando en Italia, decía que su origen es porque al montar las claras a punto de nieve estas suben (su) y de ahí tiramisù (“llévame hacia arriba”).

La receta original sólo usaba cinco ingredientes: huevos, azúcar batidos, bizcochos Savoiardi mojados en café expresso y cacao en polvo. En la actualidad lleva también mascarpone (un queso típico de la Lombardía) y licor.

Por cierto, una encuesta de la agrupación italiana Assolatte desveló que donde más se consume tiramisú, a lo largo y ancho del mundo, es en… ¡China!

La receta la hemos sacado del libro “Escuela de postres” de la editorial Larousse.

INGREDIENTES:

  • 250 gr. de mascarpone
  • 150 gr. de azúcar
  • 6 huevos
  • 300 gr. de bizcochos soletillas o lengua de gato
  • 1 taza de café
  • 1 copita de brandy de Jerez
  • 70 gr. de cacao amargo en polvo
  • 100 gr. de chocolate negro

PREPARACIÓN:

1. Separa las yemas de las claras.

Con la ayuda de las barillas de la batidora, mezcla las yemas con el azúcar hasta obtener  una crema espumosa y más bien clara.

Con una cuchara de madera trabaja el mascarpone hasta conseguir una consistenciaa cremosa y añadirlo a la mezcla anterior. No uses la batidora o el mascarpone perderá cremosidad y se te volverá líquido.

2. Aparte, monta las claras a punto de nieve (añade una pizca de sal para obtener un mejor resultado) e incorpóralas con cuidado a la crema anterior. 3.

3. Mezcla el café a temperatura ambiente con el brandy y empapa los bizcochos rápidamente para que no se te rompan. Colócalos formando una primera capa eb yba fuente de hornear (lo importante es que tenga paredes).

4. Distribuye una crema de mascarpone, iguala con una cuchara y espolvorea con virutas de chocolate y cacao en polvo.

5. Repite el proceso anterior (bizcochos + crema de mascarpone + cacao) hasta cubrir toda la bandeja.

6. Termina con una capa de crema de mascarpone, espolvorea con abundante cacao amargo y decóralo con virutas o pepitas de chocolate.

Deja reposar en el frigorífico durante al menos 3 horas antes de servirlo.

Bizcocho de centeno con chocolate y naranja

BizcochoCentenoSabemos que no todo el mundo es fan de este tipo de cereal, algo menos proteínico y graso que el trigo, y con más hidratos de carbono y fibra.

Su color, ligeramente más oscuro, y de sabor más amargo (además de un precio más elevado) son también motivos para descartarlo. La cuestión económica es un imponderable, pero, como sabemos que la comida entra por la vista, para evitar el rechazo que pueda producir el típico bizcocho de yogur hecho con harina de centeno, optamos por esta deliciosa combinación que contrasta maravillosamente el amargor de la naranja con el dulzor del chocolate.

Ya os contamos en el Facebook que hicimos este bizcocho de dos maneras: con harina de trigo y con harina de centeno, y cuál fue nuestra sorpresa cuando se acabó antes el de centeno.

Muy, muy recomendable, además de delicioso este bizcocho. ¡Buen provocho! Que diga: ¡Buen provecho!

INGREDIENTES:

  • 1 yogur
  • 1 medida de yogur de aceite de girasol
  • 2 medidas de yogur de azúcar
  • 3 medidas de yogur de harina de centeno
  • 1 medida de yogur de cacao en polvo
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 vaso de zumo de naranja natural
  • 200 gr de pepitas de chocolate
  • Mantequilla para untar el molde (no la uses si tu molde es de silicona)

PREPARACIÓN:

1. Precalienta el horno a 200ºC.

2. Pon en un bol todos los ingredientes y mézclalos bien.

3. Vuelca la masa en un molde previamente untado con mantequilla y hornea (si el molde que vas a usar es de silicona no será necesario untarlo).

Recuerda no abrir el horno durante el horneado o no subirá. Pincha conun palito y cuando lo veas que te sale totalmente limpio ya puedes sacar tu bizcocho.

4. Deja enfriar dentro del molde hasta que esté casi frío, entonces desmoldalo.

Rollos fritos

RollosFritos

Uno de mis recuerdos de pequeña con mi madre y mis hermanas en la cocina es el de hacer estos rollos fritos. Nos divertía tanto meter la mano en la masa y experimentar a hacer formas… Corazones, letras, números… Generalmente no aguantaban el paso por la sartén y perdían su forma original, pero… ¡era tan divertido!

 Ahora mi madre hace los rollos con y para los nietos. Y se lo pasan igual que nosotras hace 30 años.

INGREDIENTES:

  • Medio vaso de vino blanco
  • Medio vaso de coñac
  • Medio vaso de aceite requemado y frío
  • 2 huevos
  • 6 cucharadas grandes de azúcar
  • 1 sobre de levadura
  • Harina (la que admita)
  • Aceite (para freir)
  • Azúcar para rebozar los rollos

PREPARACIÓN:

1. Pon la harina en un bol y hazle un hueco en el centro. Añádele, poco a poco, el vino, el coñac, el aceite y el azúcar y amásalo todo bien.

2. Bate los huevos y anádeles la levadura. Incorpora esta mezcla a la masa anterior.

3. Amasa todos los ingredientes hasta conseguir una masa consistente. Sabrás si está lista cuando se te despegue de las manos. Dales forma de rollo.

4. Pon en una sartén bastante aceite y fríe los rollos con la lumbre muy floja.

5. Cuando los saques de la sartén, rebózalos en azúcar.

¡DISFRÚTALOS!

Pan de Calatrava

PanCalatrava

Es un plato típico de Murcia aunque en otros puntos de la geografía española se hace de manera similar y se llama de otra forma (en Madrid, por ejemplo, se lo conoce “a la inglesa”, puding, y se le añade trocitos de fruta).

Tiene un origen humilde. Mi madre nos lo hacía con las monas del día anterior que compraba en la panadería. Y esa es la idea y el origen de este postre: aprovechar los restos de pan o bollería que han sobrado.

Su origen es incierto, aunque probablemente se remonte a la fundación de la Orden Militar y Religiosa de Calatrava, cuyos caballeros y clérigos asentaban sus reales en varias comarcas de La Mancha. Y de ahí a Murcia, pues un paso.

INGREDIENTES (para 6 personas):

  • 5 magdalenas (de las del supermercado)
  • 6 huevos
  • 1 litro de leche
  • 20 cucharadas de azúcar

PREPARACIÓN:

1. En el mismo molde en el que vayamos a hacer el pan de calatrava, poner en el fuego 2 cucharadas de azúcar y hacerlas caramelo.

2. Poner el resto de los ingredientes en un bol y batir. Verter la mezcla en el molde con el caramelo.

3. Hornear al baño María a 180ºC hasta que se cuaje como un flan (unos 45 minutos).

NOTA: La receta original pone las magdalenas o el pan en el fondo del molde, sin batir.

Mousse de chocolate para San Valentín

MousseChoco

Hoy es San Valentín, un día que hasta hace bien poco pasaba desapercibido, pero que las grandes marcas comerciales nos han metido por los ojos que hay que regalar algo.

Nosotras no pensamos lo mismo, pensamos que hay que regalar todos los días… pero ya que hoy es San Valentín, se pude disfrutar de otras cosas… léase, amor, sexo, u chocolate, y ¿Por qué no? Mousse de chocolate amargo. Estés con pareja, o no, hoy es un buen día para quererse y regalarse un mousse.

Esta receta la hemos sacado de un libro “Recetas light, sanas y sabrosas” de la editorial Everest, y la hemos modificado un poquito.

INGREDIENTES:

  • 150 gr de chocolate para fundir (cuanto más puro, más amargo saldrá el mousse)
  • 2 yemas de huevo (lo amarillo, que yo siempre me lío)
  • 4 claras de huevo (lo blanco, esto ya es por descarte)
  • 2 cucharillas de oporto blanco, ron o cualquier licorcillo que pegue con postres
  • 1 pizca de sal

PREPARACIÓN:

Meter en un cazo pequeño, el chocolate troceado o al menos separar las onzas. Añadir las dos cucharillas de licor con otras dos o tres de agua. Meter todo esto un cazo más grande, o una olla (como veis en las fotos), para hacer un baño María.  Deshacer lentamente el chocolate  a fuego moderado. No tiene que quedar pastoso, pero tampoco líquido. Si está muy pastoso añadir alguna cucharilla más de agua.

Una vez derretido, sacar del baño María y dejar que se vaya enfriando. Usáis este tiempo para separar las claras de las yemas. Añadís dos yemas (lo amarillo) a la mezcla del chocolate y lo mezcláis.

A las claras, les añadís la sal, y hay que montarlas. Obviamente, sed listas y listos, la batidora, si tenéis las varillas, si no ya sabéis ánimo que hay que montar las claras.

Ahora viene la parte para la que se requiere más paciencia. Cuando acabéis vais añadiendo poco a poco el montado de las claras a la mezcla de chocolate. Hay que ir añadiendo lentamente y mezclando, nada de remover, si removéis se desmonta el montado de las claras.

Una vez acabado, tiene que quedarse 1 hora en el frigorífico y estará listo para comer.

MousseChocolate

Donuts (1)

Donuts1

Intentar hacer en casa unos donuts con idéntico sabor a los que venden es una tontería a la vez que un imposible. Estarán buenos y serán parecidos pero lo que se dice iguales… SERÁN MEJORES, porque no llevan conservantes ni colorantes y porque están hechos con mucho cariño.

¿Quién no ha probado alguna vez un donut? Todos hemos sucumbido en algún momento a este conocido postre cuyo origen bien podría deberse a la mismísima mano de Santa Claus, ya que, al parecer, se trata de un dulce navideño de origen holandés que los inmigrantes centroeuropeos se llevaron a Nueva Ámsterdam (la actual Nueva York). Lo del agujero del centro vino después y podría haber sido una incorporación oportuna para que se frieran mejor.

La palabra original en inglés es doughnut, en la que dough es masa y nut, nuez. Vamos, algo así como “nuez de masa”. Nuez ni lleva ni ha llevado jamás, por lo que debemos deducir que alude al tamaño: pequeños bollos de masa o rosquillas.

Donuts es la simplificación norteamericana. Cuestión de fonética, igual que con Santa Claus.

Ya sabéis que somos muy golosas, por eso no será ningún sacrificio para nosotras ir probando diversas recetas que en sucesivos posts compartiremos con todos vosotros.

INGREDIENTES:

  • 400 g de harina
  • 100 g de azúcar
  • 60 g de mantequilla
  • 12 g de levadura
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Agua
  • Azúcar glas

PREPARACIÓN:

1. Mezcla la harina, el azúcar, la mantequilla en pomada (a temperatura ambiente) y agua tibia suficiente para obtener una masa esponjosa.

2. Añade la levadura diluida en un poco de agua tibia y sigue trabajando la preparación anterior durante 10 minutos aproximadamente hasta obtener una masa elástica.

3. Pon la masa en un bol, cúbrela con un paño y déjala reposar 2 horas en un lugar caliente.

4. Pasado ese tiempo, espolvorea la zona de trabajo con un poco de harina y estira la msa con un rodillo hasta obtener un grosor de 1 cm aproximadamente. Con la ayuda de un cortapastas redondo, un vaso grande o un tazón, corta círculos. Utiliza cualquier otra cosa redonda que tengas en la cocina y que tenga un diámetro menor para hace el agujerito del centro.

5. Con la ayuda de una espátula, desprende tus donuts y déjalos reposar 1 hora sobre un paño enharinado y cubiertos con otro paño.

6. Pon abundante aceite en una sartén y cuando esté hirviendo echa los donuts. Dales la vuelta durante la cocción hasta que se hinchen y doren por ambos lados.

7. Escurre los donuts y ponlos sobre papel absorbente. Espolvoréalos en azúcar glas, decóralos con chocolate líquido…

Tarta cadáver exquisito

Tarta cadáver exquisito

Mañana es el Día de Todos los Santos, o lo que ya todos conocemos como Halloween.

Aunque la palabra Halloween es una contracción de All Hallow’s Even, que significa precisamente “Víspera del día de Todos los Santos”, su origen y su esencia es bien distinta. Se trata de una festividad de origen pagano mediante la que se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta y que, en torno a los siglos VIII y IX de nuestra era, la Iglesia intentó suplantar por otra más acorde con los ideales del cristianismo.

Como muchos hemos perdido la fe en la Iglesia y en la política, probablemente acojamos con mejor gusto una fiesta que nos invita a divertirnos y no a regodearnos en el pasado y en los difuntos.

Entrad en calor con esta deliciosa tarta de chocolate. Un capricho para acompañar a media luz una sesión de cine de terror con películas como Carrie, La profecía, Poltergeist

Por cierto, el nombre se lo hemos tomado prestado a los surrealistas franceses de principios del siglo XX.

INGREDIENTES:

  • 250 g de chocolate negro
  • 6 huevos
  • 150 g de azúcar
  • 40 g de harina
  • 150 g de mantequilla
  • 4 cucharadas de Cointreau, Brandy o cualquier otro licor

PREPARACIÓN:

1. Precalienta el horno a 180º C y funde 120 g de mantequilla.

2. Funde el chocolate en una cazuela al baño María, añade la mantequilla y mezcla bien hasta obtener una crema fina. Añade el licor.

3. Casca los huevos separando las yemas de las claras. Añade las yemas a la preparación anterior junto con 100 g de azúcar y mezcla bien.

4. Monta las claras a punto de nieve y añádelas a la crema anterior con cuidado de que no se bajen. Tamiza la harina y mezcla con cuidado.

5. Unta el molde con el resto de la mantequilla y vierte la masa. Mételo en el horno a 180º durante 35 minutos aproximadamente.

¡¡FELIZ HALLOWEEN!!