Tomates rellenos

TomatesRellenos

Ahora que se va acercando el verano, y cada vez apetece menos meterse en la cocina, os proponemos una receta sencilla que podéis dejar preparada en el frigorífico con antelación y terminar con un simple gratinado. Ideal como acompañamiento y como base para que improviséis vuestras propias variantes (los podéis rellenar de lo que se os ocurra).
Nosotras hemos optado por incluir en nuestra receta un poco de todo: verduras, cereales y pescado. Pero podéis añadirle huevo, aceitunas, espárragos, pollo… Que no todo se queda en la consabida receta de tomates verdes fritos…

INGREDIENTES (2 personas):

  • 4 tomates
  • 3 puñados de arroz
  • 1 cebolla
  • Bonito o atún al gusto
  • Queso rallado
  • Aceite, sal y pimienta

PREPARACIÓN:

1. Lava los tomates y córtales la tapa superior. Con la ayuda de un vaciador o una cucharita quítales la pulpa. Dales la vuelta a los tomates para que escurran.

2. Pon en el vaso de la batidora la pulpa del tomate y la cebolla y pica bien. Saltea en una sartén con un poco de aceite a fuego medio.

3. Mientras tanto, cuece el arroz con un poco de sal. Cuando esté cocido, incorpora a la sartén junto con la cebolla y el tomate y remueve bien.

4. Agregar el bonito o el atún desmigado.

5. Rellena los tomates con la preparación de la sartén y cúbrelos con el queso rallado.

6. Hornéalos (horno previamente precalentado) a 180ºC durante 15-20 minutos.

CONSEJO: Si te sobra preparación de rellenar los tomates, haz como hemos hecho nosotras, con la ayuda de un molde redondo de emplatar (sirve perfectamente uno para repostería) hemos decorado nuestros platos de forma más atractva y llamativa.

Anuncios

Quiche de calabacín y roquefort

QuicheCalabacin&Roquefort

Seguro que esta receta os sorprenderá. No sólo porque, al contrario de lo que pueda parecer, es muy fácil de hacer, sino porque tiene un sabor que invita a seguir comiendo.

Ya sabemos que el roquefort tiene mala fama: hay quien dice que es muy fuerte; otros incluso que huele mal… Pero, de verdad, dadle una oportunidad a esta receta y os prometemos que no os decepcionará.

Si tenéis invitados en casa, podéis optar, como en la foto, por hacer pequeñas tartaletas individuales que quedan muy coquetas a la hora de servirlas. Con un golpe de calor y una buena presentación seguro que causáis sensación.

INGREDIENTES:

  • 2 calabacines
  • 2 cebollas
  • 2 huevos
  • 400 ml de leche evaporada
  • 1 lámina de pasta brisa
  • 50 gr. de queso roquefort
  • Aceite y sal

PREPARACIÓN:

1. Desenrolla la lámina de pasta brisa y cubre el molde. Corta la pasta sobrante y cubre el molde con papel de hornear. Coloca encima unos garbanzos para que la pasta no suba.

2. Hornea a 180o, previamente precalentado, unos 25 minutos. Retira los garbanzos y el papel de hornear y reserva.

3. Pica y fríe la cebolla a fuego medio y cuando esté tierna añadir los calabacines cortados en rodajas. Añadir un poquito de sal, tapar y freír hasta que esté todo tierno.

4. Bate los huevos y añade la leche evaporada. Sazona y mezcla bien. Reserva.

5. Pon los calabacines y la cebolla sobre la pasta brisa y reparte por encima el queso roquefort desmenuzado.

6. Vierte la mezcla de leche y huevo sobre la mezcla anterior.

7. Hornea la quiche a 180o (con el horno precalentado) unos 15 minutos aproximadamente hasta que esté dorada.

Risotto de champiñones

RisottoChampiñones

Dicen los expertos en alimentación que para tener una dieta equilibrada habría que comer todas las semanas: 1 carne, 1 pescado, 1 arroz, 1 pasta y 3 legumbres. La verdura, la fruta y los lácteos, todos lo que se quiera. Pero, claro, pensar todas las semanas recetas diferentes que cumplan estos requisitos no es fácil. Sorprender a nuestra familia para que no se aburran de comer siempre “lo mismo” puede resultar un quebradero de cabeza.

Nuestro propósito de esta semana es daros una idea para poner en la mesa un delicioso plato de arroz con champiñones. Muy sencilla de hacer y muy barata. Para reducir el aporte calórico de esta receta podéis prescindir del queso. Ya el resultado final será diferente, pero es un sacrificio menor si lo que estáis buscando es variar la dieta y bajar de peso sin aburriros. Nosotras os damos la idea, la base, y vosotros hacéis como toda buena ama de casa: improvisar.

Esperamos que os haya gustado.

INGREDIENTES:

  • Arroz (aproximadamente 2 puñados por persona)
  • 350 gr. de champiñones
  • 1 cebolla mediana
  • 1 copa de vino blanco
  • 1 litro de caldo de verduras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta
  • Queso parmesano

PREPARACIÓN:

1. Pela la cebolla y córtala finamente (usa la batidora si te resulta más sencillo). Añádela a una cazuela con aceite previamente caliente y póchala.

2. Limpia los champiñones y córtalos en trocitos gordos (como de 0,5 cm.). Incorpóralos a la cazuela con la cebolla, tápala y cuece todo, a fuego medio, durante 15 minutos aproximadamente. Mezcla bien y sazona.

3. Incorpora el arroz y dale un par de vueltas. Añade un poco de caldo y cuécelo (sin tapar) a fuego suave removiéndolo de vez en cuando con una cuchara de madera. Incorpora el caldo poco a poco a medida que se vaya secando el arroz. Ponle un poquito de pimienta y corrige de sal.

4. Vierte el vino y mezcla bien. Echa por encima el queso parmesano y deja cocinar 2 minutos más.

Saquitos de sobrasada y queso de cabra con miel

SaquitosSobrasadaQueso

Si os gustan los contrastes de sabores, sin duda os gustará este original aperitivo, muy sencillo de preparar y delicioso. Un maridaje perfecto entre lo dulce y lo salado.

Nuestro amigo Vicenç nos enseñó que en su tierra, Mallorca, toman como aperitivo la sobrasada derretida en una sartén, untada sobre rodajas de pan y bañada con un poquito de miel.

La idea es básicamente la misma, sólo que aportándole la frescura y el sabor del queso de cabra, que combina perfectamente con los otros dos elementos.

Si queréis, podéis decorar vuestros saquitos con unas semillas de amapola o sésamo.

INGREDIENTES:

  • 1 paquete de obleas para empanadillas (de las grandes)
  • 1 rulo de queso de cabra
  • Sobrasada mallorquina
  • Miel
  • Opcional: semillas de sésamo, amapola… (necesitarás un huevo para que se peguen o agua)

PREPARACIÓN:

1. Precalienta el horno a 200º.

2. Despega las obleas.

3. Corta el queso de cabra en rodajas de 1 centímetro aproximadamente (ni muy gruesas ni muy finas) y ve colocando una en el centro de cada oblea.

4. Pon un poquito de sobrasada sobre el queso y remata con un pelín de miel. Cierra tus saquitos.

5. Coloca tus saquitos en una bandeja con papel de hornear durante unos 10 minutos aproximadamente o hasta que los veas dorados.

CONSEJO: Si quieres obtener una presentación diferente, antes de meter tus saquitos al horno úntalos con un poco de huevo batido (o agua) y ponle unas semillas de sésamo, amapola…

Piruletas de parmesano

Esta semana también os queremos proponer una receta muy, muy sencilla. Es ideal para recibir a vuestros invitados con un entrante suave, vistoso y divertido.

Podéis hacerlas con tiempo y guardarlas en el frigorífico y ya veréis como resultan un aperitivo original para fiestas, comidas… Las nuestras las hemos hecho sólo con parmesano y con semillas de sésamo pero os sugerimos que les pongáis encima otras semillas como las de amapola o incluso orégano.

INGREDIENTES:

  • Queso parmesano
  • Semillas de sésamo o amapola, orégano
  • Palitos de brocheta
  • Papel vegetal

PREPARACIÓN:

1. Ralla el queso parmesano.

2. Coloca encima de una fuente del horno papel vegetal y sobre éste unos montoncitos de queso, separados entre sí porque al fundirse se extenderán y pueden pegarse las piruletas. Pon encima de cada uno un palito de brocheta y cubre de nuevo con más queso. Espolvorea con semillas de amapola, sésamo, orégano…

3. Mételas al horno a potencia máxima hasta que se funda el queso (unos 5 minutos). Déjalas enfriar y despégalas del papel con cuidado de que no se te rompan.

¡DISFRUTADLAS!


Tarta de queso

Sí, ya nos habéis dicho que la “operación bikini” está a la vuelta de la esquina pero todavía tenemos margen y ¡cómo resistirnos a enseñaros esta receta! Además, hemos sido buenas y os dejamos las proporciones para una tarta pequeña.

En vez de hacerla en un molde único hemos optado por usar una bandeja para muffins o magdalenas  con 12 cavidades. De esta forma, a la hora de presentarlo en la mesa queda más bonito y también os  permite tenerlas ya preparadas en el frigorífico, emplatadas y listas para servir.

Lo tiene todo: es diferente, fresca y muy fácil de hacer.

INGREDIENTES:

  • 3 huevos
  • 1/2 yogur blanco
  • 250 gr. de queso de Burgos
  • 1/ bote de leche condensada pequeño
  • Raspadura de limón
  • Mantequilla (para untar)
  • Galletas
  • Mermelada al gusto

PREPARACIÓN:

1. Pon todos los ingrediente en un bol y bátelos.
2. Unta un molde con mantequilla y vierte la mezcla anterior.
3. Mételo al horno al baño María. La tarta estará lista cuando al pincharla con un palillo éste salga limpio.
4. Mientras la tarta está en el horno, pica unas cuantas galletas con el mortero y resérvalas.
5. Saca del horno la tarta y cúbrela con las galletas picadas. Cuando esté fría, desmóldala y añadele la mermelada.

¡Buen provecho!