Estuches para las vacaciones

EstucheToyStory

Los peques están de vacaciones, pero no pueden olvidarse de la rutina diaria de hacer unos pocos deberes. Y estos no tienen por qué ser tan aburridos, sobre todo si cuentan con uno de estos divertidos estuches. Unos crayons rolls personalizados para hacerles mucho más atractivos sus ejercicios veraniegos. Al menos, estarán deseando abrirlos y jugar con los colores, sacarlos, ordenarlos, volver a guardarlos, enrollar el estuche…

Proponedles actividades como pintar, repasar los dibujos sin salirse, leer su cuento favorito… Actividades muy atractivas para los niños, con las que disfrutan de verdad. Así no tendrán la sensación de hacer deberes sino de estar jugando.

Recordad que el tutorial os enseñamos a hacerlo hace poco y es muy fácil. Al modelo de las princesas Disney y al de Toy Story les hemos puesto un velcro porque los destinatarios son un poco pequeños para enrollar la cinta y hacerle el nudo.

Los latinos se regían por la máxima del “docere et delectare” (“docere”, por cierto, se pronuncia “dóquere”), esto es, “instruir y deleitar”. O lo que es lo mismo: aprender a la vez que se disfruta. Nosotras tenemos mucho de latinas.

Anuncios

Estuche o crayons roll

Estuche

Los había visto por internet e incluso en la papelería de unos grandes almacenes y me habían enamorado, pero creía que iban a ser muy difíciles y que no sería capaz. De eso nada: ¡son tan fáciles de hacer!

La traducción original de crayons roll sería algo así como “rollo para las ceras”, o lo que es lo mismo: un estuche enrollable. La misma idea se utiliza para guardar las brochas así que, como veis, es una estupenda idea con muchos usos (nosotras hasta hemos hecho alguno para los cubiertos).

Puedes variar el patrón y adaptarlo a tus gustos o necesidades: con más huecos, con una pequeña bolsa (ciérrala con velcro o una cremallera)…

El tutorial es muy sencillo pero si no os apañáis muy bien con las imágenes y necesitáis ver cómo se hace, os ponemos el enlace de “The DIY Dish”, conducido por dos gemelas.

“La casa debe ser el estuche de la vida, una máquina de felicidad”, decía el arquitecto Le Corbusier. Nuestros estuches son algo más modestos que una casa, pero también os pueden hacer -al manos- tan felices como a nosotras.

Instrucciones

PASO A PASO:

1. Corta tres trozos de tela de 50 x 25 y un trozo de guata del mismo tamaño. Dobla la tela que será el bolsillo (recuerdda que si tu tela tiene consistencia puedes usar un retal de 50 x 12).

2. Con la ayuda de un lápiz de marcar tela dibuja los huecos para tus lápices (o cubiertos o brochas…). Para los lápices nosotras hemos marcado los huecos cada 2 cm.

3. Coloca la guata, la tela que hará de interior del estuche y el bolsillo con los huecos dibujados. Asegura con unos alfileres.

4. Cose, por el derecho de la tela, los bolsillos. Pasa los hilos al revés de la labor (por el lado de la guata), asegura los extremos y corta el sobrante.

5. Coloca la cinta (dos veces el largo de vuestro estuche) en uno de los extremos y asegúrala con un alfiler.

6. Coloca el otro recuadro de tela, derecho con derecho, asegura las telas con alfileres y cose toda la labor dejando unos 15 cm para poder darle la vuelta al derecho de tu estuche.

Plancha y cose con una puntada invisible el hueco que te ha quedado abierto.

Paso a Paso

Cestas con bolsas recicladas

CestaPlástico¿Habíais pensado alguna vez que una bolsa de plástico podía servir para algo más que para reciclar los envases?

Ya os hemos enseñado a hacer cestas de papel (reciclando periódicos o catálogos del súper) y cestas de tela usando retales que tengáis por casa. Esta semana le toca el turno a las cestas de plástico.

Las que os enseñamos en esta ocasión son muy básicas, cuadradas, por lo que hemos tejido cinco piezas exactamente iguales (cuatro de ellas serán los laterales y la quinta la base). Pero también podéis hacerla rectangular o circular, simplemente tenéis que tenerlo en cuenta a la hora de haceros con vuestras piezas.

Una vez que hayáis aprendido a convertir la bolsa en “hilo plástico” y tengáis vuestro ovillo, podréis tejer todo lo que se os ocurra. Podéis cortar las tiras tan anchas como queráis teniendo en cuenta que cuanto más anchas sean más resistente será luego vuestra cesta y cuanto más finas sean las tiras más flexible quedará. Nosotras las hemos hecho usando dos ovillos (cada uno de un color) y con un corte de 1 centímetro aproximadamente.

A vueltas con el acervo popular, “De esto que nada me cuesta, llenemos la cesta.”

MATERIALES:

  • Varias bolsas de plástico (dependerá de lo grande que quieras tu cesta)
  • Tijeras
  • Agujas de tricot del 4 (puede variar el grosor dependiendo de la consistencia de la bolsa que uses o de la apretado que hagas el punto)
  • Aguja lanera

PASO A PASO:

1. Corta las asas y el culo de la bolsa de plástico.

2. Mantén la bolsa en una superficie lisa y corta una tira del ancho que desees pero sin llegar hasta el final (como en la imagen).

3. Abre la bolsa y corta como en la imagen: “libera” una de las tiras de la bolsa de manera que quede suelta (será uno de los extremos de tu ovillo). Con el otro extremo sigue dando vueltas a tu bolsa y recortando, de manera que obtengas una sola cinta.

4. y 5. Al final obtendrás una “madeja” de hilo de plástico con la podrás empezar a tricotar tu cesta.

Como quería unas cestas cuadradas he hecho 5 cuadrados iguales (más o menos) que sólo hemos tenido que unir con la ayuda de una aguja lanera.

TutorialCestasPlastico

Cinturón y pulsera con anillas de refrescos

Cinturon-PulseraAnillas

Ya os he dicho alguna vez que he heredado de mi abuela la costumbre de guardarlo todo “por si acaso”. El tiempo al final me da la razón cuando por fin puedo usar aquellas anillas de colores que tenía durante tanto tiempo a buen recaudo.

Es muy sencillo. En una tarde puedes hacer estas originales piezas para lucir o para regalar. A las niñas les encantará configurar sus propios accesorios y enseñárselos a sus compañeras.

 Además, en época de crisis, no olvidéis que estos cinturones no hay por qué apretárselos.

MATERIALES:

  • Anillas de refrescos (dependiendo de lo que quieras hacer necesitarás más o menos)
  • Tijeras
  • Cintas de raso, seda, algodón… (para la pulsera necesitarás 1 metro, mientras que para el cinturón como el de la imagen, para una niña, hemos usado 4 metros)
  • Un botón decorativo y un botón automático (opcional)

PASO A PASO:

1., 2. y 3. Si lo que quieres hacerte es un cinturón, necesitarás aproximadamente 4 veces el contorno de tu cintura, así que mídetela como en la imagen.

Para la pulsera hemos usado una cinta de seda mientras que para el cinturón una de raso de un ancho de unos 2 cm.

Dobla la cinta justo por la mitad.

4. Hazle un nudo a la cinta como muestra la imagen.

5. Con la ayuda de unos alicates, quítales a las anillas cualquier resto que pueda arañar o que sobresalga.

6. Mete ambos extremos de la cinta por los agujeros de la anilla (cada extremo por un hueco). Si te cuesta trabajo meter la cinta por la chapa usa un imperdible enganchado en el extremo de la cinta.

7. y 8. Para meter el resto monta la segunda anilla sobre la primera, de manera que coincidan los agujeros y la segunda anilla caiga aproximadamente hacia la mitad de la anterior. Pasa entonces la cinta por encima entrándola por la anilla superior y también por la de abajo (de arriba a abajo) y vuelve a pasar la cinta por la mitad del hueco que te queda al aire de la anilla de encima (de abajo a arriba).

Repite este proceso con todas las anillas hasta que obtengas tu pulsera o cinturón.

Por último, para ponerte la pulsera le puedes hacer un lazo o coserle un botón de presión en cada uno de los extremos.

Para el cinturón hemos aprovechado el botón de unos viejos pantalones.

TutorialAnillas

Imanes para la lista de la compra

ImanesCompra

Ocurrió que en un viaje tedioso en el tren, aburrida de leer, de ver el mismo documental de siempre…, me puse a jugar con los auriculares y descubrí que debían de tener un pequeño imán dentro porque si los acercaba se atraían. Los abrí y allí estaba. ¡Qué cosa podía hacer yo con eso! Así que los guardé.

La manualidad que os presentamos hoy es fruto de aquel viaje tan aburrido. Se nos ocurrió que si recortábamos alimentos de los catálogos que saturan nuestros buzones y les pegábamos uno de estos imanes, podía ser una forma divertida de que los más peques de la casa aprendieran a identificar los alimentos y así también los implicábamos en las tareas domésticas. De esta forma nos pueden ayudar a hacer la lista de la compra.

Y, por cierto, hablando de imanes, y como bien dice el refrán: “No confundáis la gimnasia con la magnesia.”

MATERIALES:

  • Auriculares de los que te dan en el tren o en el autobús
  • Alicates
  • Pegamento de contacto
  • Catálogos del supermercado
  • Cartón
  • Tijeras
  • Cola blanca y un pincel

PASO A PASO:

1. y 2. Con la ayuda de unos alicates abre los auriculares y sácales el pequeño imán que llevan dentro. Resérvalos.

3. Recorta del catálogo del supermercado los alimentos que quieras aprovechar para tus imanes y pégalos a un cartón (aprovecha cualquier cosa que tengas a mano como tarjetones de exposiciones, una caja de cerales, el cartón en el que vienen envueltas las medias…). Una vez secas, recórtalas.

4. Dale la vuelta a tus alimentos y pégales el pequeño imán que sacaste de los auriculares.

Por último, “barniza” tus nutritivos imanes con un poco de cola blanca (los terminará de pegar si te ha quedado algún trocito de papel suelto, les dará consistencia y brillarán un poquito). Déjalos secar y ¡LISTOS!.
TutorialImanes

Cestas de tela

CestasTela

Hace casi un año os enseñamos a hacer cestas de papel, muy útiles y una forma muy divertida de reutilizar los periódicos, los catálogos del súper… Las últimas que hemos hecho, las Navidades pasadas, sirvieron como envoltorios para nuestros regalos. Por cierto: a pelo, sin pintar, ya que nos habían dicho que así eran más originales y la verdad es que los homenajeados estuvieron un buen rato entretenidos viendo el origen de sus cestas.

En esta ocasión os queremos enseñar a hacer estas preciosas cestas de tela. Aquí os dejamos el tutorial. Nosotras hemos aprovechado retales de tela, por eso veréis que al final tenemos una cesta más grande que otra. El secreto es simplemente adaptar las medidas de Marisa (una simple regla de tres) y ajustar vustro poryecto a los retales que tengáis por casa.

Son reversibles y las podéis personalizar como más os gusten: flores, botones, cintas… Ideales también para regalar, para tener en el baño, para organizar… Como ves, además de ser muy fáciles de hacer (y se tarda muy poquito en configurarlas), son muy versátiles.

Tazas personalizadas

Tazas

Seguro que tienes en casa alguna taza que ha perdido el color de meterla en el lavavajillas, o alguna otra que simplemente es lisa y muy aburrida, o simplemente lo que tienes es que hacer un regalo y te apetece que la otra persona vea que has pensado en ella.

¡Fácil, muy fácil! Con un poco de imaginación, una sencilla plantilla y un rotulador permanente puedes estampar lo que se te ocurra. Nosotras hemos optado por decorar nuestras tazas con una letra cada una, las iniciales de dos jóvenes cumpleañeras.

¿Hace frío y los niños se ponen nerviosos por no poder salir de casa? Dadles un rotulador indeleble y una taza, un vaso, un plato… y que personalicen sus propias piezas. Os garantizamos que pasarán un rato muy divertido y se sentirán orgullosos de regalarlos.

Alejandro (o Alexandre) Dumas, escritor de folletines aventureros inolvidables como Los tres mosqueteros o El Conde de Montecristo, bromeó con lo siguiente: “La mujer es como una buena taza de café: la primera vez que se toma, no deja dormir.”

MATERIALES:

  • 1 taza de porcelana (también puedes usar un vaso, un plato…)
  • Rotulador para pintar porcelana (puedes usar varios colores, depende del diseño)
  • Una plantilla con el diseño deseado
  • Papel calco, celo y un lápiz

PASO A PASO:

1. y 2.  Limpia bien la taza. Pon el papel calco y la plantilla encima sujetándola con la ayuda de la cinta adhesiva y transfiere el motivo que hayas elegido. 

3., 4. y 5. Quita el calco y la plantilla y usa el rotulador para repasar y rellenar tu diseño.

6. Deja secar. Mete la taza en el horno unos 30 minutos a 180ºC para que la pintura se fije a la taza.


Tutorial tazas

Estrellas

Estrellas

Las ciudades de toda España ya se han engalanado con luces navideñas para las fiestas. Las grandes superficies hace semanas que apartaron la fruta y la verdura para hacer hueco a turrones y polvorones…

Nosotras desde aquí queremos hacer una apuesta más sostenible y fomentar los adornos hechos por vosotros mismos, apoyar a los pequeños comerciantes (autónomos en muchos casos) y comprarles a ellos, acercarnos por los mercadillos navideños y regalar artesanía…Esta entrada es la primera de las manualidades que os proponemos para que vayáis calentando motores mientras vuestra casa se va adornando con imaginación.

El gran Enrique Morente hizo muy popular un cante que decía: “Si yo encontrara la estrella que me guiara, yo la metería muy dentro de mi pecho y la venerara, si encontrara la estrella que en el camino me alumbrara.” 

MATERIALES: 

  • Fieltro o retales de tela
  • Fibra hueca o guata
  • Cordón o cinta
  • Botones, cascabeles, cuentas de colores (recicla tus viejos collares)…
  • Aguja, hilo y tijeras
  • Cartón, lápiz y tijeras (para hacer la plantilla)

PASO A PASO: 

1. Dibuja en el cartón una estrella y recórtala. Sobre el fieltro o la tela que hayas elegido recorta dos plantillas de tu forma.

Inserta el cordón o la cinta entre el derecho de ambas piezas, dejando que asome una pequeña porción, de manera que al darle la vuelta lo tengas listo para colgar.

2. Cose tu estrella del revés como muestra la imagen, enfrentando derecho con derecho. No olvides dejar sin coser un pequeño trocito para poder darle la vuelta.

Voltea la pieza y rellénala con la fibra hueca o la guata. Cose la abertura que dejaste para rellenar con puntadas invisibles.

IDEAS: cósele un botón en el centro como adorno, ponerle una cuenta, rellénala con un pequeño cascabel… en definitiva, personaliza cada una de tus estrellas. 

TutorialEstrellas

Bolsas de tela

BolsasTela N&L

Seguro que tienes por casa un retal de tela que te gusta mucho. Es pequeño para hacerte cualquier prenda, está en buen estado y, aunque no quieres tirarlo, no sabes qué hacer con él. Pues en esas andaba yo, con unas fundas nórdicas de Ikea que no usaba, decidida a hacer algo de provecho con ellas.

Te proponemos unas divertidas bolsas de tela en dos tamaños diferentes: unas para que los más peques de la casa lleven el almuerzo al cole y otras más grandes para guardar tus cosas más delicadas cuando salgas de viaje.

Como veréis, la tela es la misma pero las he personalizado con las cintas de colores que las cierran y con unos dibujos que sirven para describir lo que contienen.

Os dejamos el maravilloso vídeo tutorial de NairamKitty que descubrimos este verano. Muy, muy recomendable: por la sencillez del patrón y por las explicaciones.

Cocina de cartón

CocinaCartón

A principios de año descubrí la web de La Factoría Plástica. Sus posts son maravillosos y, si tenéis interés en hacer cositas en casa y a los más peques, aparte de reciclar, reutilizar…, no dejéis de echarle un vistazo.

Pues bien, en uno de sus tutoriales -más bien en dos-, nos explican cómo hacer una cocinita de cartón. Me pareció preciosa y me moría de ganas de hacer una igual, pero la veía demasiado grande, así que me puse manos a la obra e hice esta versión más pequeña pero igual de práctica y funcional.

MATERIALES:  

  • 1 caja de folios
  • Terciopelo adhesivo negro
  • Pintura negra y blanca
  • Un pincel
  • Papel aluminio
  • Cartulina o papel
  • Tapones de leche (de dos tamaños distintos)
  • Pegamento y tijeras

PASO A PASO:

1. El día que hice la cocina no tenía suficiente pintura blanca así que forré la tapadera de la caja con el revés del papel de regalo de unos conocidos grandes almacenes. Podéis pintarla.

2. Corta una cantidad suficiente de papel de aluminio, dale forma hasta que sea un rectángulo y dobla las cuatro esquinas como se muestra en la imagen. Pégalo en la caja procurando que te quede centrado.

Enrrolla un trocito de papel o cartulina y pégalo justo en el borde superior de lo que será el horno de tu cocina. Deja que se seque y píntalo de negro.

3. Recorta un trocito de terciopelo (rectangular y algo más pequeño que el frontal de la tapadera) y pégale los tapones de la leche a modo de botonadura.

Como puedes ver, he impreso un reloj con el ordenador para darle apariencia de verdadero.

4. Para hacer los fuegos he empleado de nuevo terciopelo adhesivo de color negro. He empleado un CD como patrón para el más grande y el plato de un juego de café para el más pequeño. 

Con la ayuda de la pintura blanca he dibujado una línea discontinua para que sean más verosímiles.