Ribete o borde ondulado

RibeteOndulado

Seguro que a estas alturas ya tendréis casi terminada vuestra manta. El proyecto de esta semana es enseñaros a hacer un ribete para que rematéis vuestra prenda. Da igual cómo de grandes hayáis hecho los cuadrados o qué tamaño tenga vuestra manta, porque con borde obtendréis el largo deseado simplemente repitiendo las seis vueltas tantas veces como sea necesario.

Os aseguramos que es verdaderamente sencillo de tejer: sólo son seis vueltas y no tienes que estar pendientes en exceso, sólo lo justo para no perderos. ¿El tiempo invertido? Pues lógicamente dependerá de la extensión de la manta. Aquí (ejem) el tamaño sí que importa.

Monta 12 puntos.

1ª pasada: Teje del derecho.

2ª pasada: 9 puntos del revés (P.R.), volver la labor, 9 puntos del derecho (P.D.).

3ª pasada: 9 P.R., 3 P.D.

4ª pasada: 3 P.D., 9 P.R.

5ª pasada: 9 P.D., volver la labor, 9 P.R.

6ª pasada: Tejer del derecho.

Repite estas vueltas hasta alcanzar el largo deseado. Termina siempre con una vuelta 6.

Anuncios

Lentejas con verduras

LentejasVerduras

Somos fans de las verduras: de temporada, ecológicas, de todos los colores, sabores… Pero esta receta no es fruto de esa pasión, sino un préstamo de la receta que mi madre ha manejado toda la vida. Es la que nos hacía para comer cuando, en los años 80, teníamos esos horarios partidos, de manera que, al volver a clase, mis hermanas y yo siempre decíamos lo que habíamos comido y los demás nos respondían: “¡Puaj, odio las lentejas!”. “Pero si están buenísimas”, decíamos entonces y repetimos ahora.

A pesar de lo fáciles de hacer que son, mi pobre madre se pasaba un buen rato en la cocina cortando la verdura en trocitos pequeños, muuuy pequeños. No sé si sería para que nos entrasen mejor, por estética o para seducir a mi padre y a mi hermana pequeña, a quienes este plato no les gustaba nada de nada. El caso es que esa costumbre, más estética que otra cosa, ha llegado hasta nosotras y las hacemos exactamente igual.

Usad las verduras que tengáis por la nevera, no os obsesionéis con nuestra receta al pie de la letra. Nosotras también la variamos dependiendo de si es enero o diciembre. Eso sí, la patata no puede faltar.

Es un plato tan exquisito que no le tendréis que decir a nadie aquello de “lentejas, si las quieres las tomas; y si no…”

INGREDIENTES:

  • 1 bote grande de lentejas
  • 1 cebolla
  • 2 tomates
  • 2 patatas
  • 2 zanahoria
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • Perejil
  • 2 dientes de ajo
  • Agua
  • Sal
  • 2 hojas de laurel
  • Aceite de oliva virgen
  • Comino (opcional)

PREPARACIÓN:

1. Corta el ajo, el perejil y todas las verduras en trocitos pequeños (excepto la patata) y echa en la olla a presión a fuego fuerte con un poco de agua, la sal, las hojas de laurel y un chorrito de aceite. Incorpora el comino si has decidido ponerle esta especia. Cuando pite la olla, reduce el fuego y deja unos 10 minutos.
2. Abre la olla, comprueba que todos los ingredientes están tiernos y añade las lentejas lavadas. Dejae hervir un poco y corrige de sal y aceite.
UN SECRETO: En los últimos años mi madre y yo incorporamos a las lentejas soja. Como esta legumbre la encontramos en el mercado “en seco” la ponemos en la olla con las verduras para que se cuezan bien.

Punto cesta

PuntoCesta

Por culpa de la “ciclogénesis explosiva” (lo que antes llamábamos, sencillamente, “tormenta” o “temporal”), nos hemos visto obligadas a tejer más rápido de lo que estamos acostumbradas para poder pasar el invierno lo más calentitas posibles. Entre tanta lluvia, viento, nieve y demás fenómenos atmosféricos, se hace necesario tener a mano un buen abrigo.

Como siempre, un punto muy sencillo tejido a dos agujas. No olvidéis lo que os decimos siempre: si queréis que este recuadro combine con los que os hemos enseñado, usad las agujas y la lana del mismo número. Ya veréis cómo os quedará una labor en relieve y tupida, muy divertida y fácil de hacer. Se teje sin dificultad y no precisa una atención excesiva. De manera que si os perdéis, sólo tendréis que fijaros en el relieve para poder seguir.

¡Ánimo! Liaos la manta a la cabeza y veréis cómo, al final, merece la pena.

Para hacer este dibujo debes introducir múltiplos de ocho puntos más cinco.

1ª pasada: Teje del derecho.

2ª pasada: *5 punto del derecho (P.D.), 3 puntos del revés (P.R.)*. Repetir desde * hasta *.

3ª pasada: *5 P.R., 3 P.D.*. Repetir desde * hasta *.

4ª pasada: *5 punto del derecho (P.D.), 3 puntos del revés (P.R.)*. Repetir desde * hasta *.

5ª pasada: Teje del derecho.

6ª pasada: 1 P.D., *3 P.R., 5 P.D.*. Repetir desde * hasta *. Los cuatro últimos puntos = 3 P.R., 1 P.D.

7ª pasada: 1 P.R., *3 P.D., 5 P.R.*. Repetir desde * hasta *. Los cuatro últimos puntos = 3 P.D., 1 P.R.

8ª pasada: 1 P.D., *3 P.R., 5 P.D.*. Repetir desde * hasta *. Los cuatro últimos puntos = 3 P.R., 1 P.D.

Repetir todas estas pasadas hasta alcanzar el largo deseado.

Risotto de champiñones

RisottoChampiñones

Dicen los expertos en alimentación que para tener una dieta equilibrada habría que comer todas las semanas: 1 carne, 1 pescado, 1 arroz, 1 pasta y 3 legumbres. La verdura, la fruta y los lácteos, todos lo que se quiera. Pero, claro, pensar todas las semanas recetas diferentes que cumplan estos requisitos no es fácil. Sorprender a nuestra familia para que no se aburran de comer siempre “lo mismo” puede resultar un quebradero de cabeza.

Nuestro propósito de esta semana es daros una idea para poner en la mesa un delicioso plato de arroz con champiñones. Muy sencilla de hacer y muy barata. Para reducir el aporte calórico de esta receta podéis prescindir del queso. Ya el resultado final será diferente, pero es un sacrificio menor si lo que estáis buscando es variar la dieta y bajar de peso sin aburriros. Nosotras os damos la idea, la base, y vosotros hacéis como toda buena ama de casa: improvisar.

Esperamos que os haya gustado.

INGREDIENTES:

  • Arroz (aproximadamente 2 puñados por persona)
  • 350 gr. de champiñones
  • 1 cebolla mediana
  • 1 copa de vino blanco
  • 1 litro de caldo de verduras
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta
  • Queso parmesano

PREPARACIÓN:

1. Pela la cebolla y córtala finamente (usa la batidora si te resulta más sencillo). Añádela a una cazuela con aceite previamente caliente y póchala.

2. Limpia los champiñones y córtalos en trocitos gordos (como de 0,5 cm.). Incorpóralos a la cazuela con la cebolla, tápala y cuece todo, a fuego medio, durante 15 minutos aproximadamente. Mezcla bien y sazona.

3. Incorpora el arroz y dale un par de vueltas. Añade un poco de caldo y cuécelo (sin tapar) a fuego suave removiéndolo de vez en cuando con una cuchara de madera. Incorpora el caldo poco a poco a medida que se vaya secando el arroz. Ponle un poquito de pimienta y corrige de sal.

4. Vierte el vino y mezcla bien. Echa por encima el queso parmesano y deja cocinar 2 minutos más.

Manta

Manta

¡Por fin terminé la manta! Sí, me ha llevado muchas horas pero estoy muy orgullosa de que ahora esté ocupando un lugar de privilegio en la sierra de Madrid.

Cada pieza está compuesta de 50 puntos x 50 puntos. Si queréis que vuestros cuadrados sean más grandes, sólo tenéis que aumentar los patrones que os hemos ido dando en nuestros posts. ¡No os perdáis los próximos puntos que os iremos enseñando!

Está hecha con diferentes puntos y en una gama de colores que va del negro al blanco pasando por diferentes tonos de gris. Todas las piezas están cosidas con una costura invisible trabajada del derecho (se mete la aguja lanera por el centro de los puntos y se cose en zigzag).

Y me ha quedado tan resistente, que su propietaria puede sin miedo… tirar de la manta.

Sopa de cebolla

SopaDeCebolla

En la mitad de España está lloviendo, han bajado las temperaturas, casi huele a nieve en algunas zonas… ¿A quién no le apetece un plato caliente para comer?

Esta semana, con permiso del maestro Karlos Arguinaño (a quien le hemos pedido “prestada” la receta), os recomendamos una deliciosa y sencilla receta. Un alimento diurético y muy depurativo, ideal para seguir eliminando toxinas después de las Navidades. Muy recomendable para todos aquellos que estén con la gripe.

Ya veréis que hacerla es muy sencillo, de manera que podéis dejar preparada una buena cantidad y emplearla como primer plato varios días seguidos.

Si os habéis tomado en serio la dieta, os aconsejamos que no le añadáis el queso. Está igual de sabrosa (bueno… o casi).

INGREDIENTES:

  • 1,5 litros de caldo de verduras (1 puerro, 1 zanahoria y 1 cebolla)
  • Varias rebanadas de pan
  • 3 cebollas
  • 1 diente de ajo
  • queso rallado (parmesano)
  • Aceite de oliva
  • Sal

PREPARACIÓN:

1. Prepara un caldo de verduras cociendo durante 20 minutos sus ingredientes con agua. Cuanto más concentrado, mejor. Cuélalo y déjalo reposar para poder quitarle después la grasa.

Si tienes prisa y no puedes hacer el caldo de verdura, pon a hervir el agua y añádele dos pastillas de caldo de verduras.

2. Rehoga la cebolla cortada en tiras finas en una cazuela con aceite y póchala a fue lento durante 10 o 15 minutos hasta que empiece a coger color dorado.

3. Añade el caldo y deja cocer otros 25 o 30 minutos a fuego no muy fuerte.

4. Añade el diente de ajo cortadito muy fino y las rebanadas de pan.

5. Espolvorea con queso rallado (mejor si es parmesano) y gratina un par de minutos en el horno.

Punto lacitos

PuntoLacitos

Ya va notándose el frío y, por eso, os seguimos enseñando nuevos puntos, para que no os quedéis sin manta este invierno.

Una vez más, la sencillez es la protagonista de esta nueva labor. Aunque implique un tejido a dos colores, no perdemos nunca de vista los cuadrados que vamos haciendo, para así lograr una armonía cromática y obtener una manta preciosa. Usad vuestra imaginación a la hora de combinar las distintas labores que os hemos ido enseñando y procurad añadirles otros recuadros tejidos a punto bobo, punto de arroz, a rayas (con diferentes posibilidades)… No tengáis miedo a emplear distintas texturas: lisas, caladas o en relieve, de manera que consigáis una gama multiforme de motivos.

¡Ánimo! Seguro que os queda estupenda y hasta os entran ganas de… liaros la manta a la cabeza.

Todos los puntos se deslizan del revés. En los cambios de color el hilo no se corta sino que se lleva por el lateral de la labor mientras no se usa.

PUNTO DESLIZADO POR EL REVÉS: Introduce la aguja derecha en el primer punto de la aguja izquierda como si se fuera a tejer del revés y sácala de esta. El punto quedará así en la aguja derecha pero sin haberlo tejido.

Monta 35 puntos.

1ª pasada: Con el hilo A teje del derecho.

2ª pasada: Con el hilo A teje del derecho.

3ª pasada: Con el hilo A, *3 puntos del derecho (P.D.), 1 punto deslizado (P.Desl.)*. Repetir desde * hasta *. Los tres últimos puntos = 3 P.D.

4ª pasada: Con el hilo A, *3 puntos del revés (P.R.), 1 P.Desl.*. Repetir desde * hasta *. Los tres últimos puntos = 3 P. R.

5ª pasada: Con el hilo B, *3 P.D., 1P.Desl.*. Repetir desde * hasta *. Los tres últimos puntos = 3 P.D.

6ª pasada: Con el hilo B teje del derecho.

7ª pasada: Con el hilo A, 1 P.D., *1 P.Desl., 3 P.D.*. Repetir desde * hasta *. Los dos últimos puntos = 1 P.Desl., 1 P.D.

8ª pasada: Con el hilo A, 1 P.R., *1 P.Desl., 3 P.R.*. Repetir desde * hasta *. Los dos últimos puntos = 1 P.Desl., 1 P.R.

9ª pasada: Con el hilo A, 1 P.D., *1 P.Desl., 3 P.D.*. Repetir desde * hasta *. Los dos últimos puntos = 1 P.Desl., 1 P.D.

10ª pasada: Con el hilo A teje del derecho.

Repite estas vueltas hasta alcanzar el largo deseado.

Fougasse de ajo

Fougasse

Es un pan plano típico de la Provenza, el equivalente a nuestra hogaza o a la focaccia italiana. Su origen viene de panis focacius, del latín focus, que dio en español “fuego” y “fogón”. Esto es debido a que en la antigua Roma este pan se usaba para calcular la temperatura del horno de leña (es decir, de fuego): el tiempo que tardaba en cocinarse indicaba si era oportuno introducir el resto del pan.

Se suele elaborar con forma de espiga de trigo, probablemente por el tipo de harina con el que tradicionalmente se hace. Se caracteriza por una serie de ingredientes incorporados a la masa como son aceitunas, queso, especias o ajo, que es nuestra opción. Tiene una masa blanda, lo cual implica un periodo largo de fermentación.

Un pan que se corta a trozos con la mano, justo lo que decía mi abuelo que no debía hacerse.

A nuestra receta le hemos añadido dos pequeñas variantes: una influencia india y otra más mediterránea. En vez de añadirse ajo laminado o cortado en trocitos, hemos elaborado una pasta de ajo. Y, en vez de incorporarle el aceite tradicional, le hemos puesto un aceite especiado casero, muy aromatizado.

Pruébalo. Está tan rico que te lo comerás solo: no siempre pan con pan ha de ser comida de tontos.

INGREDIENTES:

  • 500 gr. de harina panificable
  • 10 gr. de sal
  • 300 ml. de agua
  • 50 ml. de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de pasta de ajo
  • 10 gr. de levadura fresca

PREPARACIÓN:

1.  Prepara la masa con todos los ingredientes sin olvidar que la levadura se añade cuando falten pocos minutos para acabar el amasado.

2. Deja reposar la masa durante 90 minutos tapada con un paño húmedo para que no forme corteza.

3. Una vez pasado el tiempo de reposo, trabaja la masa doblándolo sobre sí misma un par de veces y vuelve a dejarla reposar de nuevo otros 30 minutos tapada con el paño húmedo.

4. Divide la masa en porciones de 200 gr. y dales forma de bola. Déjalas reposar unos 15 minutos aproximadamente. ¡No olvides el paño húmedo!

5. Estiras las bolas hasta que tengan 1,5 cm. de grosor y déjalas fermentar en un lugar cálido, cubiertas con el paño, 1 hora.

6. Precalienta el horno a 250ºC con un pequeño cuenco con agua dentro y un paño mojado para crear vapor.

7. Cuando los panes estén fermentados, hazles unos cortes profundos con el cuchillo y separa la masa para crear grandes agujeros (fíjate en la imagen).

8. Cuece tus fougasse durante 25 minutos aproximadamente.

PASTA DE AJO:

  • 115 gr. de dientes de ajo cortados por la mitad
  • 125 ml. de agua

Pon el ajo con el agua en el vaso de la batidora con el agua y tritura hasta obtener una mezcla homogénea. Pásalo a un bote de crisal con tapa y guárdalo en el frigorífico hasta 1 mes.

ACEITE AROMATIZADO:

Para elaborarlos sólo necesitarás aceite de oliva virgen, tiempo e imaginación.

Introduce el aceite en una botella de cristal y ve mezclando tus ingredientes al gusto: tomillo, romero, laurel, ajo, pimienta en grano, guindillas, albahaca…

Dejalo reposar 1 mes aproximadamente y tendrás un aceite delicioso para acompañar incluso con las tostadas.

Punto rayas dentadas

RayasDentadas

Para celebrar la llegada del otoño queremos presentaros otro nuevo punto. Si empieza a hacer frío o llueve, coge tu madeja y tus agujas y anímate a hacer este vistoso punto, muy sencillo de tricotar.

Aunque no lo parezca, es igual de fácil que los anteriores puntos que os hemos mostrado aquí. En los cambios de color el hilo no se corta, sino que se lleva por el lateral de la labor mientras no se usa.

PUNTO DESLIZADO POR EL DERECHO: Introduce la aguja derecha en el primer punto de la aguja izquierda como si se fuera a tejer del derecho y sácala de esta. El punto quedará así en la aguja derecha pero sin haberlo tejido.

Monta 36 puntos.

1ª pasada: Con el hilo A, teje del derecho.

2ª pasada: Con el hilo A, teje del derecho.

3ª pasada: Con el hilo B, 1 punto del derecho (P.D.), *2 puntos deslizados (P. Desl.), 2 puntos del derecho (P.D.)*. Repetir desde * hasta *. Los tres últimos puntos = 2 P.Desl.,1 P.D.

4ª pasada: Con el hilo B, 1 P.D., *2 P.Desl., 2 puntos del revés (P.R.). *. Repetir desde * hasta *. Los tres últimos puntos = 2 P.Desl.,1 P.D.

5ª y 6ª pasada: Con el hilo A repite las vueltas 1 y 2.

7ª y 8ª pasada: Con el hilo B repite las vueltas 3 y 4.

9ª y 10ª pasada: Con el hilo B teje del derecho.

11ª pasada: Con el hilo A, 1 P.D., *2 P.Desl., 2 P.D.*. Repetir desde * hasta *. Los tres últimos puntos =  2 P.Desl.,1 P.D.

12ª pasada: Con el hilo A, 1P.D., *2 P.Desl., 2 P.R. *. Repetir desde * hasta *. Los tres últimos puntos = 2 P.Desl.,1 P.D.

13ª y 14ª pasada: Con el hilo B teje del derecho.

15ª pasada: Con el hilo A repite la vuelta 11.

16ª pasada: Con el hilo A, 1 P.D., *2 P.Desl., 2 P.R.*. Repetir desde * hasta *. Los tres últimos puntos = 2 P.Desl.,1 P.D.

Delantal (1)

Si tenéis en casa niños, seguro que ya van queriendo meterse en la cocina, jugar con la harina y mezclar los ingredientes para convertirse en pequeños masterchef.

Pues bien, pensando en ellos, esta semana queremos compartir con vosotros este tutorial tan sencillo que vimos en el blog “Mi rincón de mariposas“.

Más adelante os mostraremos cómo hacer otro delantal de dos piezas, igual de sencillo pero cuyo resultado es algo más coqueto, más femenino y, por qué no decirlo, con las telas adecuadas y las terminaciones apropiadas, obtendremos un resultado muy retro.

El diario estadounidense Wall Street Journal, en un articulo de 2005, aseguraba que el delantal está gozando de un renacimiento como accesorio retro-chic en los Estados Unidos. Claro, lo vintage está volviendo, pero permitiendo que los chicos se integren.

Como reza el refrán: “La madre y el delantal tapan mucho mal.”