Reutilizar botes de cristal

Heredé de mi abuela la costumbre de guardarlo todo. ¿Para qué? Por si acaso. Los botones de esa camisa que ya no me pondré nunca más, los pantalones de  mi chico que siempre se rompen por el mismo sitio, los botes de cristal… El caso es que al final todo va a parar a un cajón, a un armario de la cocina repleto de trastos o a algún sitio desconocido en el que aparece después de mucho tiempo. Pues bien, ya llegó la hora de aprovecharlo todo, o parte de ello, e ir dándole uso.

Os presentamos una idea muy country chic. Consiste en ponerles a los botes de cristal un sencillo “faldón” con tela de cuadritos (la que mi madre llama vichy y que a mi suegro le recordará al agua que toma para las digestiones). Como veréis en la foto, la tela está rematada con cintas del mismo color pero en distinto tono.

Son muy fáciles de hacer pero como la explicación puede quedar un tanto engorrosa hemos preferido hacerlo con imágenes.

MATERIALES:

  • Botes de cristal (el tarro de la miel, el de los garbanzos…)
  • Cartón (podéis usar las cajas de las galletas, de los cereales, etc.)
  • Tela de vichy de colores
  • Cintas de raso del mismo color que la tela
  • Hilos del color de la cintas
  • Cola de contacto
  • Tijeras de zig-zag

MANOS A LA OBRA:

 

Recorta en el cartón una plantilla como la de la imagen. Para los botes más pequeños (unos 7 cm. de alto) reduce el diámetro a 13 cm.

Dibuja la plantilla sobre la tela y recórtala con las tijeras de zig -zag.

 

 

Echa pegamento en la parte superior de la tapadera y por el pliegue pero NO por el lateral (así te resultará más sencillo coser la cinta).

Un consejo:no le pongas mucha cantidad de pegamento porque traspasará la tela y se verá.

 

 

 

 

 

 

Pon la tela encima procurando que quede centrada y presiona durante unos minutos por toda la superficie para que se adhiera uniformemente.

 

 

 

 

 

Pon la cinta alrededor de todo el borde sujetándola con alfileres para fijarla y que no se mueva. Haz un pequeño pliegue tanto al principio como al final de la cinta y móntala.

Cose la cinta a la tela usando hilo del mismo color y con una puntada muy pequeña para que no se note.

Una vez esté cosida la cinta levánta la tela, pon pegamento alrededor de todo el borde y baja de nuevo la tela presionando para que se fije bien.

 

¡YA ESTÁN LISTOS PARA USARLOS! Esperamos que os salgan bien, que os decoren y que os sirvan para muchas cosas: frutos secos, botones, caramelos…

Anuncios